Skip to content

Ahora toca vender

septiembre 6, 2010

Muchos de los objetos que pasaron a nuestras manos este verano en mercadillos franceses han acabado expuestos (y algunos de ellos vendidos, con gran alegría por nuestra parte) en la “Feria de Antigüedades de Aguilar de Campoo (Palencia)”.

Hasta aquí hemos venido, siguiendo la ruta de ferias que todos los meses nos hace salir de casa.

Mientras escribo esto, sentada en mi puesto de venta con un ojo puesto en el público y otro en el papel, me entretengo observando a la gente desde mi perspectiva.

Hagamos una composición de lugar: pabellón de exposiciones, feria de muestras o similar. Fin de semana.

Si el público ha pagado por entrar, el tema se profesionaliza, ya que son auténticos aficionados a las antigüedades (y las posibilidades de venta suben).

Si la entrada es gratuita (como en este caso), pues el evento lo organiza un Ayuntamiento, es cuando realmente ¡empieza la fiesta!!!.

Riadas de familias aparecen como por arte de magia para ver, tocar (sobre todo), comentar y pasar el rato.

Desde mi puesto de observación elucubro imaginando relaciones de parentesco por su parecido físico, escruto comportamientos, escucho conversaciones y comentarios, y a veces hasta reprimo la risa ante las explicaciones de algunas personas que pretenden dar una clase magistral a sus hijos o nietos. He oído explicar a una abuela muy enterada que una caja de munición de la 2ª Guerra Mundial era una fiambrera y que una cuña hospitalaria de cristal del año 1.910 era un recipiente para leche. Incluso una vez una señora quiso saber si tenia alguna antigüedad sin usar, pues sino le daba asco. Es el pan nuestro de cada día.

Se dan unas características comunes entre la mayoría de expositores que acudimos a estos eventos y vivimos de ello: nos sentimos libres (aunque la seguridad económica no sea lo nuestro), diseñamos una vida laboral a nuestra medida (cuando podemos) y afrontamos imprevistos como si nada. Te forja un carácter autónomo y un poco bohemio. En definitiva, ciertamente divertido (cuando coincidimos nos reímos, y mucho).

A pesar de las dificultades para conseguir nuestro producto (no se vende al por mayor ni nada por el estilo), de las dificultades para venderlo (hay quien piensa que decorar la casa es un lujo innecesario. Total, para qué….si puedo gastarme el dinero en ropa ya me apañare con un mueble de plástico. Además el nogal pesa mucho), a pesar del esfuerzo que supone salir de tu casa, colocar a tus hijos con los abuelos, pagarte un hotel, trabajar como un mulo para montar y desmontar en tiempo record y a veces no vender lo suficiente, a pesar de todo ello, resistimos como numantinos porque nos gusta muchísimo nuestro trabajo. Es la clave de todo. Somos tan tontos que preferimos comprar (te permite descubrir tesoros) que vender (es un puro trámite necesario para poder comer).

Estamos acostumbrados a subsistir pese a las dificultades, pese a la ausencia de pagas extras, vacaciones pagadas y demás zarandajas. Cuando nos juntamos, nos reímos hasta de nuestra sombra, nos compramos cosas unos a otros y practicamos un humor entre negro y negro intenso al referirnos a nuestra situación. Pero casi ninguno huye de ella (ha habido deserciones, pero la culpa es del Euribor). Por algo será.

Debo aclarar una exclusión a todo lo dicho: la de algunos “ilustres” anticuarios cargados de apellidos compuestos, piezas millonarias y gomina trasnochada, que solo acuden a citas puntuales en ferias de alto standing con ruido mediático, a las que asisten por prestigio social y puro aburrimiento vital más que por amor a lo antiguo o por pagar la hipoteca (¿eso que es…?). Y que además nos traspasan con la mirada sin vernos cuando aparecemos, año tras año.

En fin, como decía aquel: “Peor sería tener que trabajar”.

P.D. ¡Que vivan los trabajadores autónomos de todos los ámbitos, que han escapado del tirano de su jefe, le han echado narices (por no decir otra cosa), han (des)organizado su vida laboral y personal y sudan la gota gorda, pero que se sienten tan libres como nosotros!!

(Aunque a veces no tengamos un euro del que echar mano).

10 comentarios leave one →
  1. septiembre 6, 2010 10:39 pm

    impresionante, hoy eli me ha vuelto a decir que el post de la cabra cagadora de tumbas era genial, pues cuando lea este se le va a dar vuelta a la cara! os queremos mucho! viva rusia!

    • septiembre 7, 2010 5:17 pm

      Viva Rusia y la hamburguesa de ayer. Eso si que da gloria verlo.
      Gracias, gracias y gracias…. por todo.

  2. gabriela permalink
    septiembre 7, 2010 9:08 am

    hola ! , habiendo vivido muchos años en Francia , y con mucha aficion a la ” brocante” , tu post me recuerda tantas visitas a las ferias , y por la calle ” Notre Dame ” de Burdeos , y plaza des Quinconces !
    los brocanteurs no se hacen ricos , pero son LIBRES , y aman mucho mucho su vida !
    animo , que ya pasara la crisis…
    un abrazo
    gabriela

    • septiembre 7, 2010 5:15 pm

      Supongo que pasara. Espero que nos pille aún vivos. Mientras tanto… a seguir disfrutando (cuando se pueda)con lo nuestro.
      Saludos y gracias por leerme.

  3. septiembre 7, 2010 9:49 am

    Genial Tati! viva los valientes como tu! besos de otra autónoma.

  4. septiembre 8, 2010 7:00 pm

    Hola, acabo de descubrir tu blog a través del de Su y me encantan tus creaciones. 🙂
    Con tu permiso, me quedo un ratito más, que me gusta cómo escribes.
    Saludos.

  5. ana permalink
    septiembre 12, 2010 8:18 pm

    De todas la numerosas veces que me instale en vuestra casa, en la vida me hiciste rosquillas desgraciada, pa desayunar unas magdaleninas del mercao de enfrente que me compraba Miguel y arreando ya te voy a poner yo a hacermelas. Envié receta de empanada, pero me sabe mal hacerlo de manera que salga para que lo pueda leer todo el mundo no sé como hacerlo para que lea recetas él sólo.
    Besisimos por cierto que ya estamos en septiembre nos vemos el mes que viene

  6. kankan permalink
    septiembre 24, 2010 1:22 pm

    Que recuerdos¡¡ es que hoy llueve y no he salido a pasear mis perrillas, he puesto la tele y el simpatico Robin Food, ha llamado mi atencion, he pasado un rato agradable y sobre todo me he enterado de la existencia de “tupatatacorazon”, bueno vamos a los recuerdos, es que yo he sido almonedista de las que disfrutaba como tú aunque eso si, sin un duro, jeje, pero viví unos años preciosos de ferias, desembalages y mercadillos, tambien exponiamos en buenas ferias, Burdeos, Madrid, Barcelona y Bilbao pero lo que me divertia de verdad eran las ferias de los pueblos sobre todo los del sur de Francia.
    Resumiendo, ahora jubileta y recien entrada en la sesentena, me has hecho recordar los mejores años de mi vida profesional.
    Decirte tambien que me encantan tus creaciones.

    • septiembre 25, 2010 1:10 pm

      “Sin un duro” es mi lema también. No creas, como muchos, que por dedicarnos a las antiguedades, andamos sueltos de bolsillo. Nos gusta y punto. Pero la hipoteca nos aprieta a todos y sobrevivimos (como muchos) como podemos.
      Gracias

      • Javi permalink
        septiembre 25, 2010 6:22 pm

        Te veo por la dehesa en pla carrera de Ascot y con el dedo meñique señalando el cielo al pimplarte una copa de champagne. bueno champagne no, que en eso eres incorregible; dejemoslo en una birra cos limon (y con la pamela, claro está)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: