Skip to content

Mientras dura la inocencia

septiembre 16, 2010

Alguien muy especial me hace ver a menudo que la inocencia realmente existe.

Corren tiempos en los que el exceso de información y de opinión hace que los niños pierdan la inocencia demasiado pronto, convirtiéndoles en réplicas en miniatura de sus padres y de la sociedad que les rodea.

Por eso,  esos momentos que nos regala M., en los que nos muestra su inocencia y su libertad de pensamiento (ajeno a influencias externas -aún-), los tomamos con una gran sonrisa y una cierta nostalgia, pues tiendes a pensar que quizá algún día el mundo penetre demasiado en su interior y todo cambie. Y se una a la manada.

La gran pasión de M. siempre han sido (y lo siguen siendo, a pesar de todo) los dinosaurios y los fósiles. Podría elaborar una tesis doctoral hablando de ellos. Lo sabe todo. Incluso en Navidad montamos escenas (con argumento) usando dinosaurios de su colección, a modo de Belén alternativo para incrédulos de fe.

Pero en un sitio tan pequeño como este, encontrar niños que compartan esa pasión es difícil, por lo que se ha convertido en una afición solitaria para él.

En sus manos ha caído un álbum de cromos de fútbol, y en su afán por coleccionar cosas y compartir intereses con los demás, se ha enganchado a ellos.

Ha ido estudiando (igual que hace con los dinosaurios) tooodas las características físicas de tooodos los jugadores de la liga de fútbol. Y ha conseguido un imposible: admirar  a determinados jugadores (sin ver ni un solo partido, no le ha interesado ni el Mundial) independientemente del equipo del que sean. Les admira (y mucho) por el número de goles, su altura, la pirueta que hacen en el cromo en cuestión o simplemente porque sí.

Incluso ha montado un “bonito bodegón” sobre la chimenea con escudos que aparentemente deberían repelerse. A veces les acopla un brontosaurio en el centro.

Así las cosas, cuando le preguntan que cual es su equipo, contesta todo ufano que es del Real Madrid, del Barça, de la Real Sociedad (por su tío Bolo) y un poco del Villareal (¿de donde han salido esos…?). Y es verdad. Le traen al fresco el fútbol en sí y los equipos como pasión vital. Los que de verdad le gustan son algunos jugadores (y de rebote el equipo en el que están).

Ante las reacciones que ocasiona en los demás el declararse “multiequipos” (¡Eso no puede ser!! Si eres del Barça no puedes ser del Madrid!!-o viceversa-….), normalmente reacciona con incredulidad ante tanto aspaviento y contesta sencillamente: ¿Por qué no? (eso digo yo…).

A base de decirle que él es libre de pensar como quiera, hemos conseguido llegar así hasta los nueve años, pero sospecho que a una determinada edad llega un momento en que en tu cerebro aparecen una multitud de microporos por los que acaban entrando ideas ajenas, pasiones obligadas y odios de otros. Si no eres capaz de anclar profundamente tus propias ideas, acaban desplazadas y finalmente expulsadas.

Me temo que es lo que realmente pasa en la mayoría de los casos.¿Serán mis ideas de mi propia cosecha, o hubo un tiempo en que pensé diferente? Nunca lo sabré. Es una pena!

7 comentarios leave one →
  1. septiembre 16, 2010 12:32 pm

    como siempre, im-presionante! viva mateo!

  2. Maribel permalink
    septiembre 16, 2010 12:59 pm

    Sin palabras, me ha encantado!

  3. Vikika permalink
    septiembre 16, 2010 1:10 pm

    A mi también me ha encantado, en serio!!!
    Aupa Mateo, que le dure que es genial!!!
    Beso

  4. septiembre 16, 2010 1:25 pm

    Tati! muy bueno!!!! Gora Mateo!

  5. Marialuisa permalink
    septiembre 16, 2010 1:40 pm

    ¡Ay que tiempos Leticia!, y encima tu niño del Barsa como el mío……..
    Qué momentos a la hora de ir a la cama “Amá, ¿me cantas la canción de los cochinitos?”….¡cómo vuela el tiempo!, ahora tengo una aspiradora gigante que juega al rugby y que cuando te abraza parece que te va a romper las costillas pero no te importa porque sigue abrazándote como cuando era pequeño y aunque me axfisie no se lo digo por si lo deja de hacer. ¡Qué bonitas fotos!, para mí llenas de melancolía que me invade en muchos momentos pero como dice mi madre “es ley de vida”…..esperaremos muy tranquilamente a que llegue la 3ª generación y entonces esperate cuando llegue, menos mal que me pilla todo esto siendo “joven” (sin pretensiones) y con mucha marcha para poder disfrutar de los momentos de los que estoy disfrutando ahora. De momento, disfruta tu de los tuyos que te tocan y que me siguen dando mucha envidia……..hablo mucho.

  6. Marialuisa permalink
    septiembre 16, 2010 1:43 pm

    No había leído el post, solo me he guiado por las fotos, ¡claro que se puede ser de varios equipos!, haces bien en no romper su inocencia…ya hay tiempo para eso después….y es verdad que no muchos saben de Dinosaurios. Un beso para M.

  7. septiembre 18, 2010 12:04 pm

    Qué grande que es el Mateosaurio Rex!!!

    Librepensadores como él quedan pocos. (Siempre he creído que los niños son los verdaderos maestros: tenemos tanto que aprender de ellos! Viviendo más cerca de la verdad que cualquiera de los aquí presentes, encima los tíos tienen el detallazo de compartir con nosotros algunos pequeños tesoros que atesoran -esa inocencia que nos transmites en tu escrito- recordándonos con insistencia lo que algún día fuimos y lo que, si nos ponemos a ello -con insistencia-, podremos llegar a ser.).

    Yo de mayor quiero ser como Mateo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: