Skip to content

Una pedrada en el corazón

septiembre 19, 2010

Una sola vez se me ha roto el corazón en mil pedazos. Y no ha sido por mal de amores (o sí, depende del tipo de amor del que hablemos).

Ha sido por una ausencia inesperada, definitiva y demoledora. De un plumazo desapareció alguien tan importante y especial que me quedé sin corazón, sin respiración, sin inspiración, sin sueño y sin nada en mi interior. Todo eso (y más) se fue con él.

La inspiración ha tardado, pero ha vuelto (a poquitos, pero me he puesto a crear otra vez).

El sueño se ha quedado por el camino, y los pedazos de mi corazón no los he encontrado para poder pegarlos.

Por eso, pienso que como me conocía tan bien, lo sabe, y me envía los corazones que encuentra por allí, a ver si alguno me vale.

Quiero creer que cada uno que me llega es como uno de esos trocitos de mi propio corazón que se desintegró. Y que pretende recomponerlo.

 Al principio eran corazones de patata (todo gallego sabe lo importantes que son las patatas), pero el último envío que ha llegado lo ha recibido mi hijo. Se lo ha mandado a su único nieto. Sabía que los fósiles y las piedras son lo suyo. Lo ha encontrado en el jardín, y es diferente a los anteriores. Es de piedra (siendo concretos, de granito).

No se si tomármelo como un aviso de algo, como un toque de atención o si es que me está llamando pesada por hablar tanto de él.

Cada vez que recibo alguno y abro esta página, le veo ahí arriba, a la derecha, rodeado de mis dibujos de corazones, en medio de sus latidos, mirándome, diciéndome: Ahí va otro!!

Espero que un día, dentro de mucho tiempo, cuando me llegue el pedazo número mil y pueda acabar de recomponer mi corazón (aunque siempre quedaran las grietas que separan los trozos), por un momento le vea guiñarme un ojo.

En ese momento sabré que todo esta bien.

Y entonces, a lo mejor  volveré a dormir.

22 comentarios leave one →
  1. septiembre 19, 2010 8:22 pm

    el otro día, por la noche, rosa garcía caro me entrevistó en punto radio y me llamó por equivocación “jorge”, algo que me ocurre bastante y me hace mucha ilusión; le dije que así se llamaba mi padre, que era un auténtico monstruo y estuve hablando de él unos minutos, les conté que no perdió el aliento hasta el último segundo y que era el puto amo; no me manda corazones de patata, porque sabe que me los como, jeje, pero no hay un puto minuto del día que no me acuerde de él y de su carácter, era y sigue siendo el puto amo. pues eso. viva rusia!

  2. Marialuisa permalink
    septiembre 19, 2010 11:32 pm

    No se cuando murió vuestro padre pero el mío hace diez años, y desde entonces nada es igual, entonces mi niña (la primera nieta) tenía 13 años y mi niño 9 y tuve que sufrir en mis entrañas el sufrimiento de unos niños que se enfrentaban (al igual que yo) en ese momento a una muerte tan cercana. Solo doy las gracias cada día de que pude estar con el la que fué su última noche porque creo que eso me ha ayudado a seguir y por muy duro que parezca me reconfortó en ese momento y también doy las gracias de que mi primer encuentro brutal con la muerte me pilló recién cumplidos los cuarenta y no como a mis niños que les pilló tan niños.
    ¡Qué bonito homenaje a tu padre!, has hecho que se me pongan los pelos de punta y una vez mas por un momento haya vuelto a recordar al mío y pensar que pasan los años y le sigo echando en falta cada día.
    Un beso

  3. Elena permalink
    septiembre 20, 2010 6:44 am

    No soy capaz de decir nada sin llorar, solo que no le olvido ni un solo minuto del día…

  4. Loren "elasiduo" permalink
    septiembre 20, 2010 7:39 am

    Joder! Con lo sensible que es uno… Me has dejado cascado…

  5. septiembre 20, 2010 9:07 am

    claro que es bonito, recordar a los muertos es chulo! aburrr!

  6. septiembre 20, 2010 9:23 am

    Por supuesto que es bonito y para mi emocionante que una hija hable así de su padre ¡tiene que estar orgulloso!

    • septiembre 20, 2010 9:27 am

      Ya lo estaba cuando vivía, y mira que tiene mérito habiendo tenido una vida laboral tan insólita como la mía….

      • septiembre 20, 2010 7:32 pm

        Un padre no está orgulloso de la “vida laboral de sus hijos”, está orgulloso de la calidad humana de ellos. Bueno, eso es lo que yo creo.

      • septiembre 20, 2010 7:37 pm

        Jo, es que me explico mal… Quiero decir que puede que esté orgulloso de la vida laboral pero para mi no es, ni de lejos, lo más importante. besos de nuevo

      • septiembre 20, 2010 8:06 pm

        La que se explica mal soy yo. Me refiero a una vida dando más quebraderos de cabeza a tus padres(y no por nada malo que hiciera, sino por ese deseo de ser libre en el trabajo y los altibajos que eso conlleva- en ellos vuelcas tus preocupaciones-)

  7. Loren "elasiduo" permalink
    septiembre 20, 2010 9:32 am

    Claro que es bonito, quien ha dicho que no?

    • septiembre 20, 2010 9:54 am

      Lo que quiero decir es que no es mi intencion dejar cascado a nadie. Triste es que no esté, recordar es un ejercicio de positividad para mi.

      • YoSusan permalink
        noviembre 22, 2010 9:26 am

        Estoy contigo de todas todas, no hay nada más positivo que recordar el afecto. Para mí,( con mi hermano en este caso ) ha sido el salvoconducto de un día más recomponiendo el corazón.
        Curiosamente llego a mí una patata corazón, la fotografié con piel y sin piel y claro se estropeó pero guardo su documento fotografico ,algún día la publicaré.

        Un abrazo

  8. Loren "elasiduo" permalink
    septiembre 20, 2010 11:58 am

    Entonces es que no me he explicado bien, me ha tocado la fibra sensible porque me ha encantado. Me gusta como habláis de vuestro padre, es precioso.

  9. gabriela permalink
    septiembre 20, 2010 12:33 pm

    lo que has escrito es precioso … a mi lo que me alivia en esos momentos de pena , es una cancion de Bob Dylan :” you’re gonna leave me now , i know , but i’ll see you in the sky above , in the tall grass , in the ones i love ….”
    un abrazo

  10. septiembre 20, 2010 2:42 pm

    viva rusia!

  11. Marialuisa permalink
    septiembre 20, 2010 4:53 pm

    Lo vuelvo a leer y me sigue pareciendo alucinante, ¡qué bien escribes Leticia!. Llorar es grande y sobre todo cuando lloramos por mantener vivos a los que queremos y ya no están y así los mantenemos vivos todos los días de nuestra vida en nuestros pensamiento. ¡Un besazo a los llorones de estos comentarios!

  12. Eli permalink
    septiembre 22, 2010 2:56 pm

    Qué grande eres cuñada! Casi tanto como tu padre.
    Besos

  13. Javi permalink
    septiembre 25, 2010 4:42 pm

    De mi suegro poco puedo decir, mas cuando estan sus hijos. A mi lo que me encanta de todo esto es que te estoy redescubriendo tati. Gracias.

  14. asun permalink
    septiembre 26, 2010 11:10 am

    Mi más sincera enhorabuena!!!

Trackbacks

  1. Una pizca de magia dos años, cuatro horas y cinco patatas corazón después « mi patata corazón

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: