Skip to content

Un mes diferente.

diciembre 9, 2010

Siempre he sido propensa a que me sucedan cosas insólitas. Pero este último mes he batido mi propio record (eso que el listón estaba muy alto después de haber echado del jardín de casa con un palo a un buey que se comió toda la hiedra del muro del fondo).

Resulta que un conocido blog se interesó por mi trabajo y publicó un post que fue como el granizo que deriva en enorme bola de nieve tras rodar un poco.

La bola de nieve que casi me arrolla ha sido que la tele ha venido a mi casa a grabarme.

Para más inri, yo por mi lado he ido a grabar para otra tele ¡un programa de cocina! (Robinfood -etb2-).

La paradoja de mostrar mis supuestas dotes culinarias en público es que en realidad me gusta pisar la cocina solo para una cosa: para cruzarla y salir al jardín por la puerta de atrás.

La tele que vino a casa fue Telemadrid (para el programa Madrid Directo), y sucedió así:

Me llamó una chica. Decía que era de Telemadrid y que habían leído el reportaje del blog de El País. Les interesaba lo que hacía y querían venir a grabarme mientras trabajaba. Estupefacta, le hice una pregunta muy apropiada para una supuesta bloguera de lo más cool: quise saber si mi hermano me estaba gastando una broma. No, era verdad. Quedaron en volver a llamarme.

Pasados diez días sonó el teléfono a primera hora. Acababa de volver del cole de dejar a M. Mi aspecto no rezumaba glamour precisamente. La misma chica me decía que les vendría muy bien salir hacia mi casa ¡ya! y hacer el reportaje (no debe ser cierto que cuando vas a morir ves un túnel de luz. Yo no lo vi, y realmente no morí en ese momento de puro milagro).

¡Por supuesto!, aquí estoy, sin problema. Os espero….

Las imágenes que tengo grabadas de lo que sucedió después, en mi mente van acompañadas de la musiquilla que ponen en el Grand Prix cuando se te acaba el tiempo y la vaquilla te acosa sin piedad. Un horror. Recogida de casa, restauración de mi propia fachada corpórea, colocación de pastelitos y abalorios de la forma más casual posible en la mesa de trabajo…. El caso es que pese al agobio inicial, aún me sobró tiempo para unas cuantas llamadas y comentar la jugada.

Cuando llegaron, la verdad es que todo se desarrolló sin problemas. Quedó bien (quien quiera verlo, en el minuto 43 y medio, en este enlace) y descubrí que tengo más morro del que suponía. Pan comido.

También tuve el honor de acudir como invitada al programa de mi hermano David.

Las Rosquillas roceñas fueron la excusa para una mañana de trabajo (¡si no lo vives no imaginas el trabajo que tiene un solo minuto de grabación!, son unos máquinas) y risas, muchas risas. Si la anterior experiencia ha merecido un párrafo, esta merecería una novela (con lo que me explayo en detalles tontos, me haría las primeras mil páginas solo con lo que viví en la cocina de Martín).

La cocina de Martín. Por repetir el rato que pasé en ella ¡cocinando! me haría el viaje hasta Lasarte todas las semanas. Pero no anticipemos, esto merece detalles….

Mes de septiembre. Comida en casa de mis padres.

-¡Oye, que buenas esas rosquillas que haces! ¿Por qué no vienes al programa de invitada  y las haces conmigo? (me dijo David, en un alarde de sobreestimación fraternal).

-¿Yoooo? (perpleja) ¡Vale! (decidida a la par que perpleja).

Mes de noviembre. Ha llegado el momento. De los diez kilos que me prometí adelgazar no voy a hablar. Prefiero no pensar en promesas rotas (aunque sean a mí misma).

Viaje, mañana grabamos. Llamada.

-Vente pronto, aquí no saben qué es eso de la rosquilla doble y tienes que venir a hacerlas tú para sacarlas al final ya hechas.

-¿Dónde? ¿En la cocina de Martín?

-Si.

-Yo flipo.

Restaurante Martín Berasategui. Diez de la mañana. En su jardín han montado un estudio de grabación increíble en el que trabajar (y mucho), reír y COMER (si, comer, lo que se cocina para la grabación se lo zampan entre todos, hasta un sitio chulísimo han construido para tal menester). Llego, me meten en la cocina y me sueltan allí a hacer mis rosquillas.

¡Que estrés! Pero no el mío precisamente. ¡El de unas cien personas trabajando frenéticamente en espeso silencio! (digo espeso por no decir macabro, pues docenas de cuchillos, machetes y elementos cortantes en general  eran blandidos a diestro y siniestro). Menuda experiencia. Aquello parecía la ONU, gente de todas las razas, nacionalidades y credos.

Disciplinados, rigurosos, trabajadores y sobre todo minuciosos. Todo el rato que pasé preparando las rosquillas (más de una hora) tuvimos un chico enfrente picando una y otra vez el mismo manojo de perejil (debe ser que le habían pedido moléculas de perejil).

Manchón de masa de rosquilla en toda la delantera (me pondré un delantal para grabar, así no se ve -¿por qué me he pringado si ya me he puesto uno, digo yo?-). Típico (en mi).

Una vez hechas las rosquillas que sacaríamos al final, tocaba grabar el programa.

Resultó lo más fácil de todo. Nunca se repite nada de lo que se graba (para mí la clave de su éxito) y se convierte en un rato tan divertido que te olvidas de la finalidad que te ha llevado allí (¡que hemos ido a grabar un programa de TV!!!….).

Lo sorprendente es que lo que parecía una merienda en un psiquiátrico se convierte en un programa bien estructurado y sobre todo divertido (imagino el mucho trabajo que desemboca en ese milagro). Ni el photoshop de la Preysler.

Miedo me da recibir la grabación antes de que se emita. Con mi hermano y su boquita, yo que me había olvidado de que nos estaban grabando (y no me lo explico, si estaban enfrente….; me debe pasar lo mismo que a los de Gran Hermano) y el anís que nos pimplamos mientras hacíamos las rosquillas, lo mismo me veo y decido internarme en algún frenopático.

Creo que se emite el día 22 (el de la lotería, ¿será una señal?).

Ahí va un anticipo….

La cueva de Alí Babá

mipatatacorazon en acción....

Grabando...

De risas.....

The Blues Brothers

Espectadores en la trastienda

El caso es que con tanto ajetreo mediático me he dado cuenta de que los años que he invertido (a conciencia y piñón fijo) buscando transformarme en una ermitaña antisocial los he desperdiciado. No han servido de nada.

Como le dice Su (mi superfán nº2) a David (mi superfán nº1): “anda que tu hermana…la que no quería Facebook, ni tenía nada que contar y no quería  relacionarse….¡¡¡Si está enganchada!!!!”.  

¡Que razón tienen!

Y como “de bien nacido es ser agradecido” (dicho que me encanta), aprovecho el post de hoy para enviarles millones de gracias a “mi Deivid” (y no le doy millones de besos porque desde aquí no llego…) por confiar en mi, a Martín por hacerme sentir en casa cada vez que voy a la suya, a Joseba por tenerme en medio de aquel lío, a Miguel (salado jienense que fue mi “pinche de luxe”) por ayudarme en la cocina y al otro M. (el mío) por hacer las fotos que han ilustrado esto (y por muchas cosas más). Y también a todos los que habéis mandado a la mierda de una patada (¡Váyase usted a la mierda!!!, otra frase que me encanta – esta vez de Fernando Fernán Gómez a un fan pesado -) mis últimos años de buscado aislamiento.

Espero no añorarlos (soy muy rara, aviso…, así que todo puede ser…).

 

 

14 comentarios leave one →
  1. MIREN permalink
    diciembre 9, 2010 5:23 pm

    Me ha gustado todo el reportaje que has realizado, asi nos podemos imaginar un poco mejor todo el proceso de grabación, etc.
    No me voy a perder el programa de las rosquillas…. ¡aunque no me convengan!
    Un beso

  2. Pilar permalink
    diciembre 9, 2010 6:26 pm

    Jaaa ja ja que bueno!!!………… ya estoy deseando ver el programa del 22, ya estás hecha una esperta de la tv.bss wapa

  3. diciembre 9, 2010 6:31 pm

    El reportaje genial como siempre y la frase “La paradoja de mostrar mis supuestas dotes culinarias en público es que en realidad me gusta pisar la cocina solo para una cosa: para cruzarla y salir al jardín por la puerta de atrás” ¡¡¡bueno!!! jajajaja, ¡¡¡es de 10!!! besos de tu fan nº-2 :-))))) …que ganas de verte en el programa!

  4. diciembre 9, 2010 6:46 pm

    eres un puto crack y te quiero mucho yo también… tú fan namber uan! viva rusia! por cierto, mientras dure la tele espero que vengas mínimo una vez al año a pasártelo bomba conmigo! besos a cascoporro!

  5. Loren "elasiduo" permalink
    diciembre 9, 2010 8:53 pm

    Mecagoenlahostiaputa, joderse!!!
    Que bien te explicas hija, tengo muchas ganas de veros el día 22, a ti, a tu hermanito, y a tus rosquillas.
    Como siempre, me ha gustado. Seguiré siendo asiduo.

  6. Marialuisa permalink
    diciembre 10, 2010 8:39 am

    ¡Vas a salir guapísima!. Yo ya he tenido el placer de copiar tus rosquillas y al menos se a qué saben, pero ahora voy a tener el placer de verte hacerlas que es muy diferente, ¡NO VOY A PERDER DETALLE!, siempre aprendes algo. ¡Qué envidia sana tengo!, has tenido el privilegio de ver a toda esa gente picando y currando. UN BESO GRANDE DE TU FAN sin número pero incondicional.

    • diciembre 10, 2010 10:39 am

      MªLUISA ECHEVERRIA, superfán nº3.
      Desde este momento lo hago oficial (además es cierto que el orden es exactamente ese). Gracias (como siempre),¡guapa!.

  7. diciembre 12, 2010 4:05 pm

    Precioso reportaje leticia
    dulce …muy dulce…deliciosamente dulce
    Gracias

    • diciembre 12, 2010 5:57 pm

      ¡Que ilusión! Esto parece el anuncio de Freixenet.¡Con celebridades!Gracias a tí por alegrarme la tarde….

  8. Eleuterio El Lute permalink
    diciembre 17, 2010 6:42 pm

    El 22, que bien, primero la lotería, luego comida con compañeros/as y después ver el programa desde la web…me ha parecido genial tu descripción del pobre corta-perejil…enga salud suerte y a que llegue el 22..

  9. diciembre 23, 2010 9:59 am

    Hola guapa!!!
    Te vi ayer en la tele, en el programa de tu hermano. Me encantaste por tu naturalidad y la originalidad de tu trabajo. Hoy, en cuanto he podido, he visitado tu blog y me ha resultado delicioso. Te he agregado a mis favoritos para poder visitarte de vez en cuando, si no te importa…
    Besos de corazón (aunque no sea de patata)
    Flor

  10. Miren Villate permalink
    diciembre 29, 2010 3:32 pm

    Hoy te he visto el programa de tu hermano en etbsat. y me ha encantado . Simpatía a raudales, y también la de los 15 cm,. (de tacón).No he perdido el tiempo . Encontrada. Y lo poco que he leído, me gusta.
    Espero leerte mas y mejor. La receta ya llegar,á pasando estas fechas, porque no hay higado que lo resista,.
    Eh,. se me olvidaba!!!! me gustan las joyas.
    Miren V.

  11. ROCIO ESTHER PADRON MANRIQUE permalink
    febrero 3, 2011 4:14 pm

    Un aplauso a la estrella..muy buen todo….los reportajes en su punto.Si las cosas fueran de otro tiente Hoy no harías joyas sino una exportadora de rosquillas pero el destino no estuvo de tú lado aunque doy fé que las vendí como rosquillas ,´si asi es siempre que me las traía con C. y las ponía en el canasto todo cuco con mantelito de cuadros rojos..me las quitaban de las manos..pero siempre aquí hay un porqué en todo…un beso y todo muy bbien

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: