Skip to content

Felicidad ¿para todos?

enero 10, 2011

Me siento plenamente integrada en la legión de raros que detestan los líos y cinismos que nos proporcionan las “¿entrañables?” fiestas a las que acabamos de sobrevivir.

Líos porque te quieren meter en un torbellino de actividades maratonianas concentradas (¿de verdad hay que comprar, comer, quererse, divertirse, sonreír, felicitarse, beber o abrazarse a fecha fija?).

Y cinismos porque no me creo nada de lo que me desean muchos (que por cierto ni me miran cuando nos cruzamos en abril o junio) cuando llega todo este follón.

¿Feliz Navidad? ¿Felices fiestas?….. Yo (y todos, supongo) lo que realmente quiero es que feliz sea el resto del año.

Podría ser infeliz (y de hecho lo soy bastante con tanto agobio) esos quince días navideños si se me asegurara la felicidad de los trescientos cincuenta días restantes. Encantada además.

Aunque por otro lado…. ¿feliz? ¿alguien me puede explicar que es exactamente eso?

Lo digo porque yo a veces me siento feliz cuando vuelve a salir agua del grifo tras una mañana sin ella y sin embargo me he sentido agobiada y atrapada en un Corte Inglés, y eso que llevaba cien euros en el bolsillo dispuestos a volar (anda que no ahorro yo con esos agobios que me entran).

Ponen belenes quienes no rezan, te felicita el que nunca te mira, gasta el que no tiene dinero, y el que tiene no lo gasta y se siente solidario dándole tres euros a algún “pobre de esos”. Se come como si se avecinara una hambruna para luego dejar de hacerlo al son de una dieta feroz. Contrasentidos.

Por eso, como odio los contrasentidos, nunca digo feliz navidad, ni felices fiestas ni felices leches. Podría parecer una rancia (creo que no lo parezco, lo soy), pero es que no puedo con ello. Llega un momento en el que dejas de disimular y te bajas del carro de la felicidad obligada.

Así que aprovecho desde aquí para decirles a todos los que lo han pensado (que soy una rancia) que internamente siempre deseo que “le vaya bonito” a todo el mundo la vida en general. No solo en navidad. Y punto.

Me niego a comprar más de lo que puedo necesitar (y digo necesitar, no querer). El día de nochebuena cené en pijama con M. y M. una tortilla de patatas, y ha habido nocheviejas en las que nos hemos acostado muertos de sueño antes de las doce (¿va a cambiar el año? pues vaya novedad….si me fuera a cambiar la cara igual si que esperaba).Vivir en mitad de la nada tiene esas ventajas, puedes dormir cuando quieres.

¿Rara? Pues fijo. Pero me encanta. Y se que habrá quien hasta lo envidie.

Todo esto que digo lo he ratificado hace unos días. He salido de mi cueva y me he unido al mundo por unas horas. Hemos pasado una típica (desde luego, no para mí) mañana navideña en el centro de Madrid (por eso de enseñar la vida exterior al osezno).

Treinta de diciembre. Calle Preciados, Puerta del Sol, Plaza Mayor…

Multitudes. Bolsas en las manos. ¡Una orquesta de veinte personas con un sombrero volteado para recoger unos euros!. Estatuas humanas que tiritan de frio. Más bolsas en las manos. Vendedoras de lotería que prometen suerte a voces. Ya no solo les veo con bolsas, ¡hay quien lleva cajas!¡apiladas y en equilibrio!. Niños, y más niños, y Bob Esponja, y Cenicienta, y espantosos pitufos con acento caribeño, y una famosa crisis pisoteada y burlada, y……

Sodoma y Gomorra debieron de ser una risa al lado de esto.

Sospecho que los de las bolsas hacen acopio de ilusiones en formato MP3 (o MP5) para mitigar la tristeza de la hambruna que han planificado a partir de este lunes (increíble pero cierto, comer sin hambre durante semanas para luego morir de ella durante meses).

Y en medio de todo ello, invisibles para casi todos, MENDIGOS, muchos mendigos.

Descubro que los efectos de la anestesia que llevaba puesta cuando vivía allí han desaparecido. Ahora los veo (y solo ahora se me encoge el corazón).

De unos años a esta parte nuestro mundo se ha reducido, la sociedad en la que vivimos es pequeña (más bien enana), y es impensable que nadie acabe en la calle, a la vista de todos. Una red de personas te acompaña por la vida.

¿Raro? No, maravilloso.

Por eso, cuando nuestro osezno lo observó durante toda una mañana (por primera vez en su vida), me dio un momentazo filosófico-reflexivo de los suyos.

Un hombre sin piernas, en el suelo y en un estado lamentable, pedía comida en la entrada de un McDonald’s abarrotado de la Puerta del Sol. La muchedumbre de las bolsas y las cajas lo arrollaba al pasar.

Lo vimos todo desde el semáforo de enfrente. Sin mediar palabra.

M., sus nueve años y su “rara” vida me miraron para decirme:

¿Y los de ahí dentro? ¿Ya pueden comer?

¿Raro? Lamentablemente me temo que si.

Pero por lo menos gratifica comprobar que el ser “raros” lleva parejo el sorprendente superpoder de la visión de lo invisible para muchos.

Cuando te alejas de algo pierdes en nitidez, pero ganas en perspectiva. Y de repente, descubres que ves más. Deseas volver a tu cueva para no ver tanto y decides no desear felicidad porque toca hacerlo.

Ojala conseguir la felicidad fuera así de fácil, te la deseo, así que tómala, ya la tienes. Ya somos felices (¡¡¡¡¿eso qué es?!!!!). Que bonito.

Mentiras y gordas, muy gordas.

9 comentarios leave one →
  1. enero 10, 2011 5:55 pm

    rancia para mi no lo eres..yo he deseado felices fiestas, cuando este año mas que nunca, he deseado que pasaran ya estas dichosas fiestas.
    y felicidad?lo primero que me ha venido a la mente es una carta que mi marido me dejo en el arbol, el dia de reyes, que esos si que me gusta, por el peque mas que nada, y en eslla, me daba las gracias por ser su mujer y lo fantastica que era y que sin mi nopodia vivir,y ….no te voy a aburrir…..

  2. enero 10, 2011 6:27 pm

    No eres rancia, yo al menos pienso lo mismo que tú, en mi familia hace años que no hacemos regalos en navidades, ha habido noche viejas en las que a las 10,30 estaba en la cama tan ricamente leyendo un estupendo libro, y muchos me dicen “que sosa”, “mira que eres rara” etc, etc, pues a mi me encanta ser como soy… y también me pone enferma esas demostraciones de gente que luego ni te mira a la cara… Este año me he ido a un país musulmán… así no he visto ni un árbol, ni nada de nada y por supuesto no he hecho estas cenas y comidas tan copiosas, ¡hasta he adelgazado!. Besos

  3. Loren "elasiduo" permalink
    enero 10, 2011 7:04 pm

    Dios!!!! Qué rara eres!!!!
    Me gusta.
    Aunque rancia no me pareces.

    • enero 10, 2011 7:08 pm

      Y eso que desde que esta M. disimulo que no veas! me trago todos los rollos inimaginables. Amor de madre!!

  4. Mercedes permalink
    enero 10, 2011 7:59 pm

    Me gusta lo que dices, me siento totalmente identificada con tu idea y creo que no somos pocos los ‘raros’ que compartimos esto. Igual que tú no celebro para nada la nochevieja, y la nochebuena la celebro porque a mi madre le hace ilusión reunir a toda la familia, y no cuesta nada darle esa alegría. Pero, si, me gustaría que me deseasen felicidad cada día del año, y no en ‘esos días excesivos’.
    Saludos

  5. Marialuisa permalink
    enero 10, 2011 8:00 pm

    ¡Lo mejor de todo!, ¡ES QUE CADA UNO HAGA LO QUE LE VENGA EN GANA!. A mí me parece estupendo que no las queráis celebrar si eso es lo que os gusta, ¡pero por favor!, NO VUELVAS A METERTE EN EL CORTE INGLÉS EL DÍA 30!, ESO QUITA LAS GANAS HASTA A MÍ.
    Besos guapa, ¡no eres rancia mujer!, simplemente haces lo que quieres.

  6. maria eugenia barba permalink
    enero 10, 2011 10:25 pm

    me engancho siempre que empiezo a leer tu post, lo disfruto mucho porque pareciera una conversación que sostienes con alguna amiga y eso es lo mas atractivo, la informalidad, el desenfado.
    ésto de las fiestas decembrinas es todo un rollo, las diferentes posturas al respecto son tema de platicas entre mis compas, e invariablemente llegamos a la misma conclusión: es mas cómodo ser Grinch porque aunque toda la parafernalia alrededor de la navidad sugiera frivolidad y despilfarro, lo cierto es que, finalmente, el festejar(en nuestro caso) es un acto de generosidad, te olvidas de ti misma en el afán de complacer a los padres, quienes son especialmente felices al reunirnos, y a los hijos, pues disfrutan muchísimo la convivencia y por lo tanto queda grabada para siempre en sus “discos duros” en un archivo llamado “momentos felices”.
    un abrazo y muchos momentos felices para ti y los tuyos hoy, mañana, siempre.

  7. ANA permalink
    enero 20, 2011 8:22 am

    He leido el Hola en el internete como dice Paco el de Luci y dice que Martin Berasategui bate records ganando 7 estrellas Michelin; ya me pega a mi que las navidades del Chef, sean más alegres que las nuestras, si pudiese disponer yo de un buen pastizal y pasar estas “entrañables” Fiestas por ejemplo en Bora Bora al sol despues de haber recibido lo último en tratamientos anticelulitis, entre otros, sin ningun tipo de complejo a la hora de poner un triquini que me queda como un guante y con unos pechos que apuntan más arriba que los de Afrodita A ( la que se acuerde de este personaje, estoy segura que los tiene mirando hacia abajo ) otro gayo cantaría.
    Mi plan sin embargo, es cenar e intentar ver una peli que no acabe en “al” entiendase, letal, fatal, brutal, mortal etc… ni 2, 3, 4, 5… sin dormirme.
    Bueno, con la esperanza de que me toque la loteria o poder acceder a un trabajo digno donde no me exijan los conocimientos de un ingeniero de la Nasa a precio de cachifa en el sudesta asiatico me conformaría.
    Un beso pa ti y para la doble M

  8. ROCIO ESTHER PADRON MANRIQUE permalink
    febrero 3, 2011 2:57 pm

    Bueno va otra racia YOOOOOOOO, PUES ME HÉ IDENTIFICADO CON TODO…Pero a mí en cambio me tocó una Misa de las 12.una Bendicion de mesa..y yo por dentro que lloraba,porqué mi hijo tiene tanta Fé..pero de verdad Fé y yo la perdíiiii,porque M. tiene vocación de Fé y yo quiero creerlo pero es que lo veo y siiiii,pero yo no!!!.Ojalá pudiera ver con los ojos de M.me importaría Hoy trabajar,tapar un agujero,seguir con otro y ver que todo me resbala..pero al Mundo que dá giros..le debe importar las bolsas de compras y una felicitación de que??? si nadie me dá trabajo.o por lo menos me hace sentir que si debo tener Fé. Para tí Leticia sigue….me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: