Skip to content

P’habernos matao…

mayo 25, 2011

¡Mamá!… Si mañana estoy mejor… ¿Me prometes que me llevas al Parque de Atracciones?…

Y la madre dijo: ¡Si, te lo prometo!

Con esa promesa a mis espaldas arrancó “mi día de la bestia”… el 22-M, día de elecciones…

Pero como siempre me pasa, he de retroceder…

INTRODUCCIÓN: De elecciones y emociones.

Pasé toda la semana previa a las elecciones pendiente de lo que ocurría con los acampados de Sol. ¡Bien!. Hace unas semanas, cual pitonisa de andar por casa, desde un post llamaba a todo el mundo ¡a las barricadas! Y parece que mis sueños a veces se cumplen. Conseguí verlo con mis propios ojos…

Esos eran mis sueños, los de mi hijo M. eran ir el domingo al Parque de Atracciones, era el cumple de su prima y el plan prometía…

Pero la maldita alergia era la que decidía…

Aun había más sueños a nuestro alrededor, los de la gente del pueblo y la ENORME decisión de elegir alcalde. Aquí eso se vive como las Primarias americanas: a todo tren.

Las semanas previas ves aparecer los carteles en los lugares más insólitos…

 

Las diferentes opciones conviven y se muestran en los soportes más insospechados…

 

Los candidatos te dan en mano su programa, con trescientos censados se adivina sin dudar el número de votos que cada uno va a tener. Conocen de que pie cojea cada uno de ellos y un voto es muy importante, a veces fundamental.

¡Carrusel democrático en marcha!

 

J. y L., enfrentados en las urnas, son amigos nuestros.

J. ha sido alcalde los últimos cuatro años, y lo ha hecho muy bien (desde mis ojos de ciudadana que con sus dos chicos, procura aprovechar al máximo las mejoras evidentes en nuestro día a día).

Su hija comparte cole con M., un cole con tan solo treinta niños en total.

Por fin no son menos que nadie. J. ha conseguido con su tesón un comedor con cocinera para ¡14 niños!.

Por fin pueden jugar al fútbol sin machacarse las rodillas con los guijarros del suelo (soy sufrida madre de portero), un flamante campo de hierba artificial les hace sentirse importantes cuando chutan ¡con las botas de fútbol que se ponen para la ocasión! Si no van allí, las zapatillas viejas mandan, las nuevas se machacan en un pis pas…

Y montones de cosas más…

Hasta ha tenido el detalle de plantar un barco mesetario que me distrae de mi “morriña marina”… (jijiji… en mi honor…)

 

En fin, lo que se espera de un alcalde en condiciones al que le ves trabajar por ello cuando sale del trabajo que le da de comer.

Mejoras evidentes de un alcalde además amigo.

L. es una chica vital, emprendedora y encantada siempre de estar en todo comité que se precie. Puritita dinamita. Ha sido concejala y le gusta más un pleno de ayuntamiento que un pleno al quince. Amiga también. Y trabajadora que no vivía de su cargo público.

Pues así estaban las cosas.

Como mi carácter es un poco anti todo (no lo puedo evitar, “rebelión” es mi segundo apellido…), había pensado NO VOTAR. Quien me haya leído más veces, sabrá que la clase política me asquea y que no me creo nada de ninguno de ellos. Así de fácil.

Sin embargo, esta vejez prematura que me auto vaticino a menudo (jijiji, la señora madura que me he tragado en un ataque de hambre y me posee por dentro, de vez en cuando sale), dictaminó que a fin de cuentas, la posibilidad de votar es un lujo que no todo el mundo tiene. Lamentable, un derecho convertido en lujo. Así está el mundo. Un asco.

“Tengo que hacerlo. Total, esto no es lo mismo, aquí votas a personas de tu alrededor. No son garrapatas políticas. Decidido, lo haré. “

DESARROLLO: El Día D…

…ha llegado.

 

M. amanece mejor de la alergia. Su padre está de viaje y como lo prometido es deuda, la menda y El Heredero Hipotecario se chuparon los setenta kilómetros que les separaban del Parque de Atracciones y se plantaron allí a media mañana (después de habernos perdido en un p… desvío de una p… obra al llegar a la p… M-40 y haber acabado en la p… carretera de La Coruña).

“Habiendo salido tan temprano, fijo que a las cinco estamos de vuelta.”

¡Ilusa de mi! Hubo un complot anti la anti-todo que me tuvo retenida…

Sillas voladoras…

Avioncitos…

Globitos…

 

La famosa salpicazo-adicción que M. arrastra desde que era enano…

 

(que risa!!!, como tontos dejándonos empapar por la lancha que caía, bueno…, como listos, hacía un calor…)

La compañía fue muy buena (P. J. R. A. L. M. L. J. L. y ¡mi M.!… gracias!), pero para una antisocial como yo (¿no he dicho que soy anti todo?), tanto follón y tanta gente fue demasiado para mi body. (Inciso: ¡¡¡¡¿¿¿¿a qué van los que pululan por allí sin niños????!!!! ¡¡¡¿¿¿no tienen un plan mejor???!!!!).

 

A eso de las seis y media, con viento a estribor y pensando en votar (el otro botar ya me había cansado…), conseguí huir de mis captores, rescaté a M. de sus garras y emprendimos la huida.

Nunca mejor dicho. Parecía que nos perseguía Belcebú…

“Vamos a llegar por los pelos” (aclaro que lo que es un asco es la carretera, no yo conduciendo).

“¡Maldición! A la mañana se ha encendido la reserva y no me acordaba. Parada y gasolina (tremendo timo, por cierto, ya que hablamos…)”

Como siempre me pasa cuando estoy apurada y tengo que correr (vivir en el campo tiene eso, que se te olvida correr), por si no tuviera poco con el agobio que me entra, mi cabeza actúa por libre y le pone banda sonora al momentazo.

¡Siempre me pone la misma! El na-na-na-na-na-na-na-na machacón del “Grand prix” , la vaquilla y el tío de la capa (el Ramón ese de las uvas). Agobiante. No hay nada peor que una prisa con banda sonora de concurso cutre y acelerado. Bueno si, todavía es peor una prisa, con banda sonora de concurso cutre y acelerado y gasolinero que se hurga la nariz con una uña larga y no entiende que ¡tu vida corre peligro!

“¡Corre! ¡corre! ¡tío asqueroso! ¡¿cómo te metes esa uña negra en la nariz?!” (pienso, no lo digo, of course…)

Seguimos. M. va reventado, sudado y aún mojado de los salpicazos, tirado en la parte de atrás. Yo igual, pero en la parte de delante…

“Menos mal que encima no quiere saber si Mozambique está en el Índico”. Acostumbra a buscar países en las formas de las nubes, y una vez localizados, necesita saber qué mares los rodean. Mea culpa (por habérselo enseñado, la loca de las nubes…).

“Llego. Llego. Llego.

No llego. No llego. No llego.

Si no llego es por minutos. Pero llego, llego, llego…”

 

Pues bien, no llegué, no llegué, no llegué…

Pero mi llegada triunfal despidió de manera gloriosa la jornada electoral, mi particular día de la bestia. Todo el mundo la vio, todo el mundo flipó y todo el mundo comentó, comenta y comentará (jijiji).

Os cuento… seré breve y concisa (si puedo…):

Ocho en punto, lo oigo en la radio. Estoy a poco más de un kilómetro (subiendo el castañar, en concreto).

Mi idea: ¡Mierda! ¡Las ocho! Con un poco de suerte, cuando llegue habrá un par de personas en las urnas, como me conocen lo mismo me dejan pasar…

¡M., cálzate corriendo! Plan: dejamos el coche en marcha en la puerta, salimos disparados y ¡a votar! (jijiji, y yo pretendiendo que el niño no se perdiera el momento mano-urna que acababan de dar en el cole…)

¡Mierda! ¡El coche de S. parado en mitad de la carretera! ¡L. se baja para guardar las vacas o algo por el estilo!

Adelantamiento kamikaze (obsérvese que soy una madre cuarentona, lanzada pero madre, así que de kamikaze poco, es una manera de hablar…).

Curva a la derecha. Curva a la izquierda. Enfilo la calle del Centro Cultural y…

La calle en cuestión un dia cualquiera...

¡¡¡SORPRESA!!!

 

La realidad: Tooodos los habitantes del pueblo se agolpaban ante las puertas recién cerradas del “Templo de la Democracia” . Ocho y dos minutos.

La gente se apartaba ante la irrupción de una bala roja conducida por mi. Nos rodean (que remedio, la calle es estrecha y no hay sitio). Veo a J. (el alcalde-amigo aún en funciones). Me hace un gesto con la mano. Acaban de cerrar (como para colarse y retar la ley electoral con tantos ojos clavados). Paro el coche en medio de la multitud. Todos miran. Nos conocen. No cabe ni un alfiler. Esperan a que les abran las puertas del centro para presenciar el recuento y jalear (eso es de mi cosecha, que jaleen es fruto de mi habitual imaginación peliculera, pero no me extrañaría…). Democracia en estado puro la llamo… ¡Participan hasta el final!

M., descalzo aún en la parte de atrás, mojado, sudado y derrengado, flipa con la democracia y las votaciones. Pues si que son emocionantes…

Paro a la altura de J., al que supongo perplejo. Parece que venimos de la Batalla de Stalingrado. No puedo ni intentar bajar. No hay sitio. Una multitud y un coche en el centro. Y dentro yo, haciéndome pequeñita (no me explico cómo llegué al acelerador para salir de allí).

Bajo la ventanilla:

-“¡J., lo siento! ¡Lo siento! ¡Lo siento!” (encima, como gilipollas delatando mi voto,  que supongo del dominio público antes de esto, la verdad…)

-“No te preocupes, Leticia… ¡No pasa nada!” (si ya lo se, si mi voto es mío, si puedo hacer lo que quiero…).

Pero dejé bien claras tres cosas:

1.- Que conduzco como una loca.

2.- ¡Que no había votado! (si no llego a aparecer así, la mayoría de la gente no se hubiera enterado)

3.- Que mi voto era para J. (L., la candidata-amiga, lo sabe, y es la única que debería saberlo aparte de mi…)

(y 4.- Este es un extra…) ¡Pobre niño!

Y aunque paso de todo… ¡me encanta ser misteriosa y no dar pistas de mis pasos!

Así que me abrí paso entre la gente, aceleré y salí de allí ante la mirada de todos ellos. La sentí clavada en el maletero del coche (creo que hasta me impulsó y le dio caballos al coche).

Así de bonito fue todo. Muy relajante mi glorioso Día de la Revolución.

El remate lo puso mi amiga C. (Doña Alarmas) cuando me llamó al rato para contarme que ¡faltaba un voto! para que el fin del mundo no llegara al Ayuntamiento o algo por el estilo… bla, bla, bla… historietas… ¡catástrofe por Mea Culpa! (“¡que me dejéis en paz!, bastante he tenido!…)

DESENLACE:  Y comentarios…

Finalmente no fue así, J. ganó por goleada y mi no-voto no determinó nada.

Bueno si…, la seguridad general de que la madre de M. está mucho más chalada de lo que aparenta (tan modosita ella…), y que desde el lunes no hay persona con la que me cruce que no me diga: “andaaa que vaya llegadita… ¡¡¿¿qué te pasó el domingo??!!… jijiji… si hubieras conseguido llegar a tiempo tu entrada hubiera sido un buen final… jijiji”

¡¡¡Que pena!!!!

CONCLUSIÓN: Mi felicitación.

Enhorabuena a J. por cumplir su sueño (supongo). No llegué a tiempo para darte mi voto de papel, pero aprovecho esta oportunidad para darte mi voto de confianza. Por dos minutos no cerré la jornada mejor que Obama y sus majorettes, jijiji.

Y a ti, L., estoy segura de que te volveré a ver carpeta en mano camino de alguna reunión en algún sitio, aunque la verdad te digo, prefiero verte tomando un café donde A. cuando dejamos a los niños en el cole.

Una persona = un voto FOR EVER

De aquí al frenopático… jijiji

 

21 comentarios leave one →
  1. mayo 25, 2011 3:22 pm

    La próxima vez vete a votar antes de ir al parque de atracciones, a la mañana prontito, así luego puedes perderte entre todos esos globos, coches y parques acuáticos + p. carretera.
    Yo he votado siempre, mucha gente que no vota está luego todo el día quejándose…. al menos votar al que menos te disgusta… para que el que no te gusta nada de nada se vaya!!!

    • mayo 25, 2011 3:25 pm

      ¿tú también con la misma canción??? ¡salí pitando y pensaba volver a una hora razonable!!!! ¿tendré que hacer otro post aclaratorio???

      • mayo 25, 2011 9:19 pm

        jaaaaa ¿quien más con la misma canción? por cierto, me encantan los soportes de madera para los carteles electorales, son auténticos! el de la puerta es impresionante!

  2. ROCIO ESTHER PADRON MANRIQUE permalink
    mayo 25, 2011 9:19 pm

    AHORA ESTO ME HACE REIR..TE LO DECIA QUE LO ESCRIBIERAS….sabía que entre toda tu parnafernalía lo hacías y llegó.buenisimo si tú voto no pero hubiera sido 225 y no 224….y eso bueno un VOTO COMO CUENTA??? no lo sabía pero cuando falta cuatro malditos votos para quitar a un cáncer diabólico que seguro me hizo mal ojo y Hoy a alcorcón de urgencia con una caída tonta a las 6.40 de la mañana y todo el día ahy ahy hasta que se hinchó y llegar a traumatología de un Hospital con ochos personas como yo claro los otros peor y otros mejor pero yo yo con lo que tengo encima ME FRACTURO EL METARSIANO DEL PIE IZQUIERNO y como me hace de falta los dos es insorportable…,de nuevo FLIPASTE CON ESTE ESTA PARA VOLVER A LEER..ENHORABUENA

  3. mayo 26, 2011 6:07 am

    Bueno, ya he dejado de reirme. Como te lean en jolibud, hacen una peli con tu glorioso día. Grandioso.

  4. MANUEL GOMEZ BLANCO permalink
    mayo 26, 2011 12:27 pm

    Bueno tanto vá al cántaro al agua hasta que se rompe..Rocio me decía entra y lee el último de L. entra..y lo hago si vale la pena mirar un día bajo esa óptica…bueno tú voto hizo falta si que hizo..pero bueno a veces..pasa todo en un sólo momento..Suerte y ya a por tí a leerte…

  5. mayo 26, 2011 3:11 pm

    ¡Qué buen partido sacamos de las cosas cotidianas!…..jijiji.
    La próxima vez que vayas al parque, ¡VOTA POR CORREO!, jijiiji……¡Yo lo hice!, yo siempre voto, así luego me permite quejarme, el votar te da ese privilegio, jejeje……
    Impresionante como siempre…..estoy a la espera del siguiente, seguro que M. se puso bueno del todo.
    UN BESO GUAPA

  6. Remedios García permalink
    mayo 26, 2011 3:52 pm

    Me encantan tus post! Me hacen sacar una carcajada cada vez que los leo con tu día a día en nuestra humilde zona serrana. Exactos 371 habitantes en edad de votar, mi chico era el último de la lista! Es la primera vez que escribo aunque no la primera que te leo. Enhorabuena por tu blog!

    • mayo 26, 2011 4:11 pm

      ¿Quién eres??? Que misterio… ¡Identificación!!! jijiji

      • Remedios García permalink
        mayo 27, 2011 8:17 am

        Vecina de Entrepinos desde hace poco y habitual compradora de revistas en la tiendecita de C. Precisamente ella me descubrió tu blog y tus gastrojoyas, te hace una publicidad fabulosa!

  7. Ester permalink
    mayo 26, 2011 4:00 pm

    Pues sí, después de leerte es cierto que cada uno ve las cosas a su manera, en su particular universo…un besito.

  8. MIREN permalink
    mayo 26, 2011 4:32 pm

    Pues chica, yo siempre no voto…. total… luego unos se lian con otros tan diferentes!… y al final… que? ….pero esta vez si he votado….jajaja, llegue de Madrid a las 7 15 mas o menos y me fui a votar… pero no ha servido de mucho…

  9. paloma permalink
    mayo 26, 2011 7:38 pm

    leti;tal y como lo cuentas suena como una verdadera carrera contra reloj…..piensa de forma positiva;que pensabas,volver a hacer cola tambien para votar j je je je? espero que esta pequeña incursion a la “civilizacion” por llamar a aquel caos de alguna manera , no te influya a la hora de pensar en nosotros como esos urbanitas raros;je je .un beso muy fuerte me encanto conocerte.

    • mayo 26, 2011 8:17 pm

      ¡Paloma! La rara soy yo, una ex-urbanita reconvertida en campestre, que además hace miniaturas y que habla con más gente a traves de este artilugio que “en vivo y en directo”…
      ¡Pero me encanta ser una rara anti-todo! jijiji

  10. mayo 26, 2011 8:47 pm

    Hi Leticia, jajaja en persona tienes que ser la bomba,maja como te explicas…. Un besico desde los U.S.A., a nosotros no nos han dejado votar!

  11. mayo 30, 2011 10:00 am

    Estoy sudando después de verte correr tanto jjjj. Fantástico artículo y bueno como dicen la intención es lo que cuenta y la tuya ya nos la has contado 😉
    Besos Lunáticos

  12. Ana permalink
    mayo 31, 2011 10:30 am

    Este año voté por correo y me parece una opción estupenda, es completamente gratuito y dispones de un amplio margen de dias para votar, te lo recomiendo.

  13. Eva permalink
    junio 1, 2011 4:44 pm

    Qué buen relato!! Te busqué esperando una web de bisutería y me encuentro con esto, me sorprende y me gusta mucho…Saluda a tus dos M. de parte de los gijoneses (o gijonudos, o culos_moyaos, como quieras). Voy a fisgar por tus dominios. Un beso muy fuerrrrrte.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: