Skip to content

Verano de fuego y agua

junio 28, 2011

No me explico cómo sobrevivimos al verano. En estas latitudes es caliente, muy caliente. Y no hablo de porno, ni de nada divertido ni salvajemente hot. Por aquí, estos meses no respiramos, a duras penas boqueamos. Nos arrastramos, no andamos. Y las pocas neuronas que me quedan deben estar tan dilatadas que chocan entre ellas como si de luchadoras de sumo se trataran, y con tanto vaivén me impiden pensar con claridad.

A más de cuarenta grados debería de estar prohibida la vida.

 

Así que con este panorama, me he dado cuenta de que soy incapaz de regir, reflexionar como suelo (o sea, como una rara avis) y preparar un post como es debido.

Además, estoy segura de que como mucho, lo va a leer mi madre (y eso porque está convaleciente de una operación) y alguna rara de mi estilo. Los demás están disfrutando de su maravilloso verano, supongo. Veo el Facebook desierto, imagino a todos mis lectores (jijiji, parezco Umbral) mojito en mano en algún chill out de moda en Ibiza o Bora Bora y me deprimo aún más. Realmente creo que odio el verano, por lo menos el mío. La verdad es que soy más de otoño que otra cosa… y encima soy única a la hora de ser protestona.

Al primer día de verdadero calor (de cuarenta para arriba) muto en Mr. Hyde y muerdo si me miran.

Al segundo día de ausencia de horarios y orden añoro el mes de octubre como a un amor perdido. Temo que tanto ¡mamá! me convierta en asesina.

Al tercer día de soportar veraneantes que me dejan sin periódico si no espabilo por la mañana, la asesina en potencia va cobrando cuerpo y me habla en sueños (un inciso: ¿¿¿Cómo veranean en un sitio que en pleno verano parece un horno pirolítico???), (otro inciso: ¿¿¿Por qué organizan batidas nocturnas cerca de mi casa buscando luciérnagas y las festejan como si encontraran una perla en aguas de Tahití??? ¿¿¿Y nuestro sueño perdido, quién nos lo devuelve???)

Y al cuarto día de piscina miro con cara de asco a todos los socorristas y niños que pululan por ellas. Los niños son los mismos pelmas de todos los años, y los socorristas, aunque no son los de todos los años, son bajitos y bordes (resumiendo, unos socorristas fraude). De manera que me temo a mi misma con una pistola en la mano, aunque sea de agua.

Y todo ello sin haber empezado el mes de julio.

Supongo (y espero) que cómo todos los veranos, este principio sea solo una adaptación del cuerpo al medio hostil (jijiji), y que dentro de unos días tanto ¡mamá, mira que bomba!, tanta agua, tanta pistolita de agua y tanto cuerpo desparramado por el sofá para boquear a gusto, se conviertan en mi chill out tercermundista y me venga arriba.

Lo de venirse arriba es un decir, suelo reptar entre un café con hielo y el siguiente intentando levantar mi tensión, que se empeña en ir hacia abajo escapando de tanto café que entra por arriba.

Lo dicho, una juerga en toda regla.

 

Por si fuera poco, no por ser verano y vivir en un horno aparecen por casa una Hadas Domésticas Estivales para planchar las montañas de camisetas y bermudas con las que el bonito y caluroso verano me obsequia. Tampoco los Enanos de Jardín que viven en los alrededores se apiadan de esta pobre sudorosa y cocinan por mi, cosa que no me extraña si tenemos en cuenta que los odio y que ellos lo saben. Me paso todo el invierno deseando entrar en los jardines ajenos con un mazo para ejercer de Justiciera del Glamour Perdido.

Así que continuar con tu vida como si nada se convierte en difícil misión cuando te arrastras (como que no llegas a la tabla de planchar y te quemas, aún más…), boqueas (el delantal de cocinar se convierte en un cilicio) y vives porque no te queda otra.

Así que planchas, cocinas y limpias con odio y sudor a borbotones. Muy bonito y gratificante.

Al fuego que cae del cielo se suma otro fuego menos poético. El de verdad. El sonido del helicóptero es el sonido más temido por estos lares. O alguien se muere (aquí te evacuan en helicóptero, las ambulancias no llegan a tiempo de nada), o algo se quema. Oyes el helicóptero y los teléfonos se ponen en marcha… ¿quién? ¿dónde? ¿humo? ¿infarto? ¿patatús?… ¡Ay madre!!!

Con este calor no hay planes que valgan en los que no haya agua de por medio. Agua para sumergirte.

 

Y añoras el agua de lluvia veraniega del norte que refresca sin necesidad de vivir dentro de ella. Ese maravilloso, húmedo, vivo y luminoso mundo en el que el verano no te anula y te obliga a ahogarte (o de calor o bajo el agua de ríos y piscinas).

Y añoras los días de veinticuatro horas disponibles a tu antojo. Nuestros días de verano tienen muchas menos horas. Las pierdes agazapado en casa esperando a que el sol eche el cierre y te de unas horas libres.

Días en los que te escondes a mediodía y no recuperas tu libertad hasta llegada la noche.

Ya no hay bicis…

 

Ni fútbol…

Ni tardes de parque…

 

Ni paseos ni planes…

 

Solo agua y noches con luna…

 

Todo esto os lo cuento por contar algo, ya he dicho que sin neuronas no me suele dar por pensar. Aunque pensando en pensar…, me he acordado de todos aquellos que no disponen de agua para chapotear, tiempo para oír tanto ¡mamá!, ni luna a la que mirar. Alguno quizá no tenga ni camiseta que sudar, ni casa que limpiar ni fuerza para boquear.

Por eso, creo que a fin de cuentas, no debo protestar…

Así que… ¡punto en boca!

¡¡¡Y a disfrutar!!!

 

P.D. Si no me acabo de chamuscar, prometo dar señales de vida. Si no volvéis a saber de mi, no será que os he olvidado. Seguro seguro que lo que pasa es que me he quemado, o que el socorrista me ha aniquilado (no quiero boca a boca de ese antipático enclenque…)

¡S.O.S! Se avecina un laaargo y cálido verano… ¿Sobreviviremos…?

9 comentarios leave one →
  1. MANUEL GOMEZ BLANCO permalink
    junio 28, 2011 1:07 pm

    si así es………hoy me corto la barba y el pelo al estilo del calvo……el calor y me trabajo limpiando las guarrerías….paso muchas mañanas y hasta recogo cuando no estoy trabajando eso es bueno o malo????a mi el Invierno en todo el esplendor si tienes frío a taparte pero este calor se me arruga la piel en el agua..pero el H2O NO ES MI AMIGO NI AMIGA…otra vez que bien enhorabuena

    • junio 28, 2011 1:17 pm

      Ayyyy… esos sufridos hombres de verde que veo máscara en morro y desbrozadora en mano!!! Y yo protestando por aburrirme en la piscina!!! (es que a una maritima como yo, lo que le va es saltar olas…) Lo que digo, hay quien está peor… Ánimo Manolo, cualquier dia nos vemos protestando por la nieve! Ya queda menos!!!

  2. Mercedes permalink
    junio 28, 2011 1:41 pm

    Yo no estoy en ningún chiringuito de playa, vivo en la estepa manchega y, cuando termine de leerte saldré al hirviente asfalto, me meteré en mi coche a 55ºC y me iré al trabajo maldiciendo el verano. Cuanto me identifico con tu possssst, al 100%. Odio mis veranos a más de 40º, deberíamos hacer la vida durante la noche en los meses de julio y agosto, y durante el día refugiarnos en algún lugar donde no llegaran los rayos solares.
    Sigue deleitandonos con tus cosas. Graciasssss 😀

  3. raquel permalink
    junio 28, 2011 2:23 pm

    hola leticia soy raquel la mama de laura parece que me has leido los pensamientos porque todo el mundo se pone de acuerdo en pensar que este es el sitio ideal para pasar las vacaciones parecen champiñones crecen por todos los lados y venga dar paseos por la noche y los perros venga ladrar con lo agusto que se vive aqui en invierno besos

  4. junio 28, 2011 2:36 pm

    Ayer que estábamos a 40 grados me acordé de ti, menos mal que aquí el calorazo dura poco. Un besito desde el sirimiri.

  5. junio 28, 2011 4:19 pm

    Ya os llevo diciendo montones de veces que “soy mujer de invierno”….ahora os dais cuenta todas, jijiji……pues aquí estoy, disfrutando de tu post como siempre, sonriendo al ver la nota de tu M. de los regalitos del embalse porque en ese preciso momento estaba hablando contigo por teléfono y poniéndote una vela a la Virgen de Arrate para que te baje la temperatura a 10º, no puedo hacer más, por lo demás espero que sigas disfrutando de: “mamá mira qué bomba”, “mamá ponme la merienda”, “mamá no me quiero ir a la cama”, porque estas cosas te las quita el tiempo en un ti-ta.
    Ah, y otra cosa…..pensaba que tendrías unas zapatillas con montones de corazones, jijiji…..habrá que buscarte unas….jajaja.
    Un beso guapa, de otra rara de tu estilo, que también se ha quedado sin vacaciones (de momento, debería de estar disfrutándolas desde el viernes), pero que igualmente disfruta de los 19.5º de este momento y de este “calabobos” o sirimiri.

    • junio 28, 2011 6:54 pm

      Ni tienen corazones ni estaban especialmente limpias (estaba regando cuando hice la foto en una paradita de descanso…) ¡Ay mi glamour perdido!

  6. CRIS permalink
    junio 28, 2011 10:48 pm

    Ven pa llames que estamos muy fresquitos. Este año con los precios que tienen los alquileres no vendra nadie. Un beso

  7. Osonando permalink
    julio 23, 2011 8:59 am

    Tras atravesar una semana de esas que tanto añoras (nubes, lluvia y 17°) hoy salgo a la calle a sacudirme el moho y quitarme los líquenes, que a diferencia de los árboles en los que sólo aparece en su lado norte, tengo por todo el cuerpo.
    Hoy se ve un cielo azul perfecto con su perfecta temperatura de 24° al mediodía. Suficiente para leer un libro en bañador y ponerte mojado en la arena después del baño, con la peregrina idea de que en 6 o 7 horas el sol acabará secándote completamente.
    Nada de bonito del norte o la gula del norte. Verano del Norte!!!!
    Un beso muy grande, prima.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: