Skip to content

Mil días y algunos más: el nuevo dios

octubre 27, 2011

He tenido muchas dudas a la hora de publicar este post.

El tema que voy a tocar es tan personal que por un momento me he echado atrás.

Aunque no lo creáis, suelo ser MUY reservada para mis cosas.

Pero recordando el día que es hoy, he decidido seguir y que sea lo que dios quiera.

En pelota picada me quedo, una vez más…

Esta historia empieza hace mucho, mucho tiempo. Desde que tengo memoria, para ser exacta.

No recuerdo mi bautizo, no es que haya pasado tanto tiempo (si soy una niña…jiji), es que creo que decidí olvidarlo. Pero las fotos testimonian que estuve allí. Rodando de brazo en brazo, para más señas.

De mi comunión si que tengo recuerdos. Los regalos y poco más.

Me casé. Una sola vez (que poco glamour), por la iglesia, rodeada de gótico (el estilo digo, no es que hubiera siniestros de negro…) y con un coro de vozarrones vascos. Eso si que fue glamour.

El fiestón en el restaurante de Martín puso la guinda al pastel. Además, esta Queen Decidida consiguió algo difícil: rodearse solo de sus corazones cercanos. Sin compromisos con nadie ni desconocidos adosados. Fue un gran día.

Tenéis que perdonarme, era joven e ingenua.

Por entonces la vida me sonreía, y yo le devolvía la sonrisa a carcajada limpia. Estrenaba mi juventud y todo me parecía bien. Sin cuestionarme nada. Creo que lo que sucedía (es una suposición) era que por aquellos tiempos todo estaba en su sitio. Sabía cual era mi lugar y cual el de los demás. Yo era hija, ellos me cuidaban y yo solo tenía que tirar millas… ¡Hale, a trotar por la pradera!

Nada sobraba y nada faltaba. Ahora soy una pura contradicción, me sobra y me falta de todo… #IsPosibol (jijiji, también me doy al twitter…)

Con el paso de los años fui abriendo los ojos y el cerebro, y se desarrolló en mi un espíritu crítico que ya nunca me ha abandonado.

A día de hoy, actuaría de otra manera en muchas cosas.

¿Por qué? Pues porque ya no estoy ciega.

 

Siempre escuché que dios (el de toda la vida) era justo y misericordioso, pero el día en que mi cabeza se puso a funcionar por su cuenta, me percaté de algo extraño. Si analizabas la frase, resultaba una trola de las gordas.

Ahora saltarán los “puristas” diciéndome que la culpa es nuestra, que pasa lo que pasa porque “somos malos”, que si el pecado original… BLA, BLA, BLA… milongas…

Digo yo, que si tienes un padre en condiciones, te protege y te intenta ayudar pase lo que pase. Vamos, qué menos…

¿Dónde está la justicia para un niño golpeado por sus padres hasta morir? ¿Lo merecía acaso? ¿Pero dios no era justo? ¿Hay mayor injusticia? ¿Por qué? ¿No podía haber creado a esa pareja estéril? ¿No haberla creado, directamente?

Mi-No-Comprender… Tú-Tarzán-Yo-Jane…

¿Y la misericordia hacia un país entero que se muere de hambre? Vaaaale, nosotros lo hacemos fatal, lo se, la mitad del mundo a régimen mientras la otra mitad se muere… Pero… ¿no eras todopoderoso? ¿no te da pena? ¿no eras justo? Pues machácanos a nosotros, que lo merecemos más, no se… digo yo…

Ese runrún me puso banda sonora a la cabeza durante algunos años. De vez en cuando me daba por pensarlo… No me habían contado bien las cosas. Y yo soy muy de analizar.

Así que puesta a analizar, me dio por interesarme por Stephen Hawking

¡Y se hizo la luz!

Donde esté un buen Big Bang que se quiten todos los designios divinos.

 

(Hago un inciso: Por descontado la iglesia es punto y aparte. De ella no me molesto en hablar. Veo mucha codicia que vuela alto. Se han convertido en simples gestores de patrimonio propio y fe ajena, aunque reconozco que hay honrosas excepciones)

Confieso que me cuesta creer en lo que no se puede demostrar. Me fío de la ciencia. Esta es la casa de las comprobaciones…

¿Cuántos días tardará en tragarse la araña?

Tardó tres semanas... No gasta mucho en comida, no...

¿Cómo se forma una estalagmita?

Y así con todo: lentejas brotando entre algodones y experimentos de lo más variopinto.

Creo que M. va a ser peor que yo. Lo estoy echando a perder… se hace “preguntas imposibles” y es propenso a encontrar un Plan B, jijiji…

 

Cada vez que contemplo una foto de Mr. Hawking no puedo dejar de pensar que si realmente existe un Jefe Cósmico ¡Menuda broma macabra le está gastando! (¿o es que lo teme y lo quiere con él?) Mira que encerrar una mente tan viva en un cuerpo tan muerto… Putadas…

Y hablando de muertos, llegamos al quid de la cuestión. Nos plantamos tres años atrás. Tal día como hoy.

El día que murió mi padre. El día en que sin yo saberlo, también murió mi antiguo dios.

Os cuento…

 

Dos meses exactos resistió y peleó desde que le dijeron que algo iba mal hasta el día en que se marchó.

La desesperación de su enfermedad me hizo rescatar un antiguo rosario con el que a veces me adornaba el cuello. No era fe. Es que era precioso. Tenía cuentas de nácar y un pequeño crucifijo de plata labrada. Lo había comprado acompañada de mi padre en un mercadillo de antigüedades hacía años. Me gustó porque llevaba grabadas una inicial y una fecha: L. 1908

¡Que casualidad, mi inicial…! pensé yo, en un alarde inusual de romanticismo…

Me lo solía poner, y cuando mi padre me lo veía, recordábamos el día que lo compramos.

Pues bien, el mismo día de la noticia me lo colgué al cuello y no me lo quité más. Reconozco que aquí, si quise llenarlo de fe. Se ve que no di con la fórmula…

Cuando todo se torció tanto y vimos que aquello se iba a acabar, fui realista y no pedí un milagro, solo rogué, pedí y supliqué agarrada a mi rosario que nos dejara llevarlo a casa, a su cama, con nosotros, y que todo acabara allí. En su sitio. En su casa. Sosegado y en paz.

A mi no me escuchó, y a él no lo ayudó. Murió una madrugada, en aquella habitación de un hospital que miraba al mar. En mi vida, siempre el mar…

De las terribles semanas en el oncológico aprendí tres cosas: que nadie debería morir así, que hay lugares en los que el dolor se materializa y sustituye al aire hasta impedirte respirar, y que si eso era justicia y misericordia para él, él no era para mi.

Nunca olvidaré lo que vi, oí, sentí, olí y viví allí. Inocentes, agonizantes, dolor, sufrimiento y millones de lágrimas formando cataratas de desesperación.

El infierno terrenal.

 

Cuando me despedí de él, frente a su ataúd, le hablé y le hablé, y antes de irme, en un impulso (fue de repente, un resorte me movió) me quité el rosario del cuello y cogí de mi cartera una foto de M. que siempre llevaba en ella. Se los coloqué entre las manos, lo bese en los labios y me marché. Lo de enterrarlo con mi rosario no fue un acto cristiano, quise que se llevara mi olor…

Siempre había sido mi príncipe, pero mi beso no lo despertó.

 

Desde aquel día, se que tengo hilo directo con el cosmos. No he echado de menos mi crucifijo, está donde debe estar. Tengo un Jefe que ha cogido el relevo. Y lo hace mucho mejor. Toda la vida me consoló y me ayudó, y lo sigue haciendo, recordarlo me da fuerza. Recordarlo es mi consuelo, siempre lo haré…

Vive conmigo, que lo sepáis…

Cuando rumio pensamientos, muchas veces tengo un monólogo interno con él. Si pido algo, se lo pido a él. Por la noche cuando me acuesto no rezo, pienso en él. Si me siento sola, pienso en él y su recuerdo me acompaña. Vamos, un dios que cumple con todos los requisitos…

He comprendido con el paso del tiempo que el entierro de mi padre y mi rosario encierra un simbolismo poco común. Enterré a mi padre y a ese dios. A los dos a la vez. 1908-2008 Un siglo entero de fe, encerrado en las bolitas de nácar manoseadas por tantas manos, se esfumó de repente…

Y nació otro Dios. Mi Dios. Mi Padre. El de verdad.

Por primera vez en mi vida, pienso en mi Dios a diario. Viene a verme, le sonrió y se va. Pero vuelve al rato para sonreírme él a mi. Nos cruzamos y cruzamos…

Mil días y algunos más. Tres años atrás.

NO HAY OLVIDO…

Ni lo habrá…

 

P.D: Sin lloros, please, en este Castillo, hoy confesionario, esta Reina solo os quería contar La curiosa historia de su rosario, y de paso, hablar de fe… Hoy es el día…

El espectáculo debe continuar…

La vida sigue. Gran verdad.

 

30 comentarios leave one →
  1. octubre 27, 2011 9:39 am

    Un Dios de verdad que te cuida y al que no olvidas, una fe que se toca todos los dias, sólo puedo decirte gracias por compartir la historia.

  2. octubre 27, 2011 9:40 am

    …Y después de leerte me pides que no llore…si apenas puedo ver lo que escribo. Curiosidades de la vida mi padre también se fue, de la misma manera, hace dos años. Duró algo más, nueve meses, y aún pienso si se podía haber hecho algo más…Me lo encuentro en muchos sueños y conversamos. Es lo que queda, eso y mirar a la montaña desde mi casa de la playa porque él está allí, allí quería estar y allí le llevamos, ahora vigila que el mar se porte bien con nosotros y nosotros podemos verle cada vez que dirigimos la vista hacia arriba….
    Me ha encantado tu relato, como siempre.
    Besos lunáticos

  3. octubre 27, 2011 9:46 am

    Que doloroso… respira,… hoy no es un buen día para ti.
    un post maravilloso, con lágrímas inevitables.
    y mucha esperanza en él.
    Tienes un Dios!!!
    Ánimo!!!!

  4. octubre 27, 2011 9:48 am

    ¡Qué bueno!

  5. Sisa permalink
    octubre 27, 2011 9:48 am

    Bueno…yo he llorado un poco, pero tu relato me ha encantado.
    Tengo un grato recuerdo de tu Padre.
    Un beso,
    Sia.

  6. CELIA permalink
    octubre 27, 2011 10:20 am

    ¡¡¡Que maravilla de recordatorio y homenaje al tiempo!!! Enhorabuena, hoy debería ser un dia feliz para tí, porque has conseguido encontrar tu dios…Seguramente la mayoría de los que te leemos no podemos decir lo mismo con tanta seguridad…
    Muchas gracias por compartirlo con nosotros. Un abrazo

  7. octubre 27, 2011 10:31 am

    Precioso, mi padre sigue conmigo pero te entiendo perfectamente, la idea que yo tengo de Dios es una copia de la que tengo de mi padre, sino, no lo quiero, jeje
    Un abrazo,
    Amalia

  8. octubre 27, 2011 11:29 am

    Casi casi he llorado…. . Tienes el mejor dios que se puede tener, el más cercano y que siempre estará contigo. Tu padre era fantástico. Besazo!

  9. octubre 27, 2011 1:50 pm

    mi hermana es la hostia, joder qué casta! viva rusia y viva mi padre!

  10. agustin permalink
    octubre 27, 2011 2:07 pm

    Sin palabras,solo decirte que en la. Foto que estas de novia eres casi dos gotas de agua a mi madre,doble sorpresa.
    besos guapetona

  11. tati permalink
    octubre 27, 2011 2:21 pm

    Bueno.. A veces pensamos que solamente nos pasa a nosotros. Yo lo he perdido hace 4 meses y a veces he sentido que solamente el dolor es mío.. que injusta me siento.

    Espero que dentro de 3 años pueda escribir algo, parecido a lo tuyo.. pero has hecho que me emocione. un beso

  12. María Asunción permalink
    octubre 27, 2011 3:27 pm

    Comparto tus reflexiones. La pérdida de las personas que queremos es dolorosísima y para los que no creemos en este dios absurdo que nos venden, ni en otra vida, se hace muy difícil encajar la ausencia física. Sólo te añado que la única manera de resistir es crearte tu propio rincón donde seguir queriéndolos y recordándolos, en tu corazón, en tu pensamiento diario. Y una vez que pasa ese duelo tremendo y largo, esa tristeza, ser leal con ellos y en cada acción de tu vida actuar rindiéndoles ese homenaje y poco a poco sustituir el recuerdo amargo por el recuerdo dulce, sereno y por qué no, hasta risueño.
    Yo perdí a mi hijo Miguel con 21 años y trece años después puedo decirte que he encontrado la paz y vivo con la dulzura de sus bromas, risas, despistes, discusiones y un ejemplo de vida para mí, pese a lo corto que fue su ciclo vital.
    Todo esto me ha ayudado a enteder el sentido de la vida.
    Es un regalo lo que has compartido en un día tan especial.
    Todo mi cariño.

  13. Lorentzero permalink
    octubre 27, 2011 4:02 pm

    No te jode.
    Y dice que no lloremos….
    Será lista.

  14. MIREN permalink
    octubre 27, 2011 4:24 pm

    Imposible no llorar hija!….cada cual tiene lo suyo… te comprendo, y no olvido

  15. Toni. permalink
    octubre 27, 2011 9:03 pm

    En fín, no sé qué decir y quiero decir algo, me he quedado SIN palabras… yo también, como un homenaje a los míos. Yo me debato entre sí creer en un Dios o no, aunque opino como tu de su injusticia,pero¿dónde están los que nos dejan?A veces pienso que están en mí, en mis hijos, en mi CORAZON, en ese txoko que te montas.
    En mi caso, han pasado ahora para el 7 de diciembre 15 años. Y pasó en un segundo, en un instante,no me pude ni despedir, ni cuidarles, ni ,,, no puedo seguir…
    Respiro, guah…
    La carretera, la lluvia y se fueron: mis padres y mi única hermana.
    Yo también les dejé las fotos de mis tres hijos, para que no se fueran así, sin nosotros y yo quería irme también, luego pensé que mi madre siempre me decía: “hija tu ocúpate de los niños no te preocupes de nosotros”.
    Y aquí sigo peleando, cuando ya no tienes padres pasas a cuidar y dejas de ser cuidada como unos padres saben cuidar.
    ¡ me encanta cómo has resuelto lo de tu Dios!
    Perdona por este lacrimeo, y gracias por expresarte así ( y dejarme? compartirlo).
    Un abrazo de todo corazón.

  16. octubre 27, 2011 9:24 pm

    Qué afortunada eres por haber tenido (y seguir tieniendo) una relación tan hermosa con tu padre.

  17. Caco permalink
    octubre 29, 2011 11:51 am

    imposible no tener un nudo en la garganta…. querida sobrina
    Juanjo y Tati

    • octubre 29, 2011 1:32 pm

      …Y a vosotros que os voy a contar que no sepais… si estabais allí… también sin poder respirar…

  18. octubre 29, 2011 1:15 pm

    Hola Leticia,
    Veo que nadie te ha dicho lo guapa que estas de novia, eres igual de guapa por dentro escribiendo tus cosas y las de muchos, yo tengo mis dioses cada día apoyando, no para de pensar que me diría mi padre de esto y lo otro y como disfrutaría con muchas cosas y protestaría por otras….con sus bromas arreglaba situaciones muy difíciles, no sabes con que ilusión habrían vivido cada ratito de mis niños… siempre están con nosotros estoy segurísima!! Besitos

  19. octubre 31, 2011 7:26 pm

    Yo soy padre de tres chicas y tres chicos. Muchas veces cuando les miro pienso la mala jugada que les haré cuando muera, sobre todo si se me ocurre hacerlo cuando no toca. ¡Cuántas lagrimas! Ellos no saben que lo pienso pero por si acaso y mientras tanto, intento pasarles todo lo que sé, que no es mucho. pero es todo lo que tengo. Y también que me gustaría estar por allí. viéndoles vivir, así como si estuviera en el cine y de vez en cuando hiciera como magia para ayudarles. En fin, creo que va a ser que no…

  20. octubre 31, 2011 8:05 pm

    la verdad que cuando te casaste estabas guapísima, sí, pero ahora estás mucho más torpedo! aunque no me creas, pero es verdad. ser la janis joplin de cadalso te ha mejorado una barbaridad. viva rusia!

  21. noviembre 4, 2011 4:58 pm

    Te sigo a veces, en silencio. Yo que venía tan contenta y feliz a mostrarte una patata en forma de corazón que sacamos del huerto hace unas semanas…. Y me encuentro con ésto, que ha desatado en mi lágrimas y otros pensamientos, pero que no relataría tan bien como tu…. y me he quedado paralizada. Me quedo con el final, a los seres queridos que se nos van no debemos olvidarlos, así se quedarán con nosotros para siempre, les reviven los recuerdos, los de cada día, los de cada minuto; deberíamos tener presente cada día “la noche de los muertos vivientes”…. la foto te la dejo en facebook. Besos mil.

  22. ana marvile permalink
    noviembre 9, 2011 10:20 am

    Mi padre me decía.Disfruta de la vida…,porque la pelicula de la vida siempre
    termina mal.El prota siempre muere!!!!.
    Que dificil es decirles ADIOS,verdad?
    Pero siempre están con nosotros,jamás mas se irán de nuestro corazón

  23. Bárbara permalink
    noviembre 11, 2011 9:57 pm

    Nunca había encontrado a alguien que sintiera lo mismo que yo con mi padre, esa sensación de “mi Dios”, el hablar con él, el pedirle a ÉL las cosas, el sentir que la fe existe pero que cada uno puede y debe “moldearla” a su manera. Y la mía es mi papi. Es curioso, a él siempre le llamaba papá, y desde que se fue hablo de él como papi… ¿algún psicólogo me lo aclara? jeje…
    Nada más, solo GRACIAS, el sentirse comprendido siempe mola 😉
    Creo que estás en Zielo en Pozuelo, ¿no? iré a conocer tus cositas 🙂
    Perdón, me llamo Bárbara, encantada.

    • noviembre 12, 2011 11:24 am

      Encantada Barbara… ¿cómo sabes lo de Pozuelo? ¡Misterio! Jajaja

      • Bárbara permalink
        noviembre 12, 2011 6:48 pm

        Leticia! he conocido a Miguel, supe lo de Pozuelo por una amiga… que me recomendó q mirara tu web, y cuál fue mi sorpresa al leer, además de todo lo que haces, el último post, que como has visto me dejó tocada 😉

        Me he comprado un colgante precioso! qué majo Miguel, ha debido pensar que estoy loca… le he contado que te había escrito, cuando llegue a casa te lo contará 🙂

        Un beso, y gracias!!!

  24. noviembre 23, 2011 1:52 am

    Mi padre murió demasiado pronto…un cercanías lo arrolló hace 11 años y 5 meses…ese jueves yo esperaba su llegada a Madrid, donde vivía entonces, para venirme con él en su camión, que, para mí. era mi refugio del mundo. Ese sábado teníamos una boda familiar. Bueno, eso creíamos porque lo que tuvimos en realidad fue un entierro, el suyo. No hay forma de expresar el dolor tan intenso que yo sentía viendo pasar esa autovía en el coche de unos amigos que me trajeron a casa, acordándome de todas las veces que la había recorrido con él en su-mi camión. Camión que días más tarde tuve que vaciar de sus efectos personales porque lo teníamos que vender. Y ahí ocurrió algo que me ha ayudado a sobrevivir. Sentada en el asiento del conductor, su asiento, y cuando creía que no podía más, miré hacia arriba porque no podía respirar. Allí estaba el radiocassette y una cinta salía tímidamente de la ranura. La cogí, no sé por qué, y un sobresalto sacudió mi cuerpo. En letras blancas sobre un plástico transparente, se leía: “La vida continúa”. Era su voz escrita, era su mensaje para mí, estoy segura. Desde entonces esa vieja cassette va conmigo a todas partes. Y él también.

  25. ramón ruiz permalink
    diciembre 9, 2011 6:35 pm

    JODER LETI!!!! LA UNICA MANERA DE EVITAR DERRAMAR ALGUNAS LAGRIMAS,HABRIA SIDO OMITIENDO LEER TU RELATO,ME A ENCANTADO ,UN ABRAZO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: