Skip to content

Un buen aburrimiento es el padre de todo invento (del refranero de mipatatacorazón)

diciembre 30, 2011

Lamento ser un sucedáneo de Pepito Grillo y en vez de empezar este post con un derivado de la palabra feliz (-idad, -idades) empezarlo con una ¿reflexión? al más puro estilo #TocaPelotasNavideña (el estilo que más me va, por otra parte)

No voy a desearos felicidad (bueno si, os la deseo, que tampoco hay que pasarse) ni prosperidad (para eso ya está el Bodbón y su discurso)

Voy a descargar aquí algo que me tiene perpleja desde hace mucho tiempo y que en esta época cobra todo su esplendor:  la obsesión por las actividades y planes para/con niños (entendiéndose como niño -en muchas casas- ese bien escaso que hay que “cuidar” como inversión de futuro)

Estos días pasa mucho lo de #LasEntrañablesFechasConLosNiñosJodiendoEnCasa (esa es mi lectura, que conste)

En realidad este post arrancó en mi cabeza hace algunos días, cuando vi anunciado como regalo perfecto para niños de seis meses un artefacto que les enseñaba a balbucear ¡en inglés! (lo de balbucear es de mi cosecha, pero supongo que a esa edad no se puede hacer otra cosa con la dicción)

“Enseñe a su hijo a decir teibol antes de que aprenda a decir mamá”

Muy práctico para el futuro.

De paso que practiquen logaritmos, no sea que no los cojan en Eton.

 

Algo comenté en el feisbu con mi ¿lengua viperina?, y mi amiga M., siempre al quite, me dijo: Ahí tienes tema, saca la víbora…

Y ¡Dicho y hecho!…

No discuto la importancia de proporcionar herramientas para el desarrollo mental de los niños, no, lo que discuto es la obsesión por hacer de ellos máquinas de precisión u hombres del Renacimiento, de esos que lo mismo te pintaban una bóveda que te hacían una escultura de flipar o un enigma matemático.

Se que la vida según avanza se va complicando y que hay que prepararse bien, pero algunas situaciones que veo son más propias de anormales que otra cosa.

Para “calibrar” al milímetro los engranajes de su cerebro se supone que deben ser “instruidos” en multitud de facetas (a veces incompatibles entre si) desde el momento en que una ecografía confirma su existencia.

Que si música para el feto, que si natación para el recién nacido, que si inglés para el bebé que aún está aprendiendo a observar…

Lo que debía ser una nana se va convirtiendo en una ópera rock que alcanza un InCrescendo de vértigo cuando observo niños auténticamente agobiados por multitud de actividades escolares-extraescolares-extraextraescolares- extralargas-extracorpóreas-extra…

Hay niños que a los seis años deberían recibir como regalo de Reyes “La auténtica agenda multitareas con puntero láser para dar conferencias, diseñada por Donald Trump” o una Secretaria de Dirección capaz de organizar digitalmente el anterior regalo.

En vacaciones, más de lo mismo, periódicos, televisiones… todos obsesionados en salvar la vida de los niños supuestamente aburridos ofreciendo #PlanesNavideños a quince eurazos por barba (el que la tenga, la barba digo, jijiji)

¿¿¿Es que a nadie se le ocurre nada que hacer que no sea un plan aborregado precedido de una laaaarga cola???

 

¿Por qué el tiempo libre debe ser empleado como si fuera una maratón de ¿diversión? sin fin?

¿Solo yo creo que las cosas deben fluir sin ser forzadas? (temo que si, soy una rara…)

 

Pues aviso, soy una firme defensora del efecto que causa el aburrimiento en el cerebro de los niños, rarezas de Queen…

Creo que muchos niños no disponen de tiempo para aburrirse. Y es una pena.

Me explico…

Padres sin tiempo (ni ganas, en muchos casos). Niños en casa. Molestan. Hay que ocuparlos. De paso, los preparamos (conciencia tranquila). Judo. Jazz. Ballet. Swajili. Paddel. Hockey. Caballos. Tenis. Trompa escocesa. Finlandés. Iron Man. Explosión. Niño Jodido. Deprimido. Agobiado. O lo que sea. #MUYMAL!!!!!

Mi opinión es que un niño relajado (lo de feliz lo doy por supuesto), convenientemente motivado para que muestre interés por lo que le rodea, instruido con naturalidad, sin agobiarle y atendiendo a sus gustos y preferencias SIEMPRE rendirá más que los #PobresSuperHéroesDeMetroDiez con las neuronas a punto de llegar a ebullición de puro sobreexcitadas por gigabytes de conocimientos.

Un niño que se aburre dispone de una mente libre preparada para echar a rodar y desarrollar todo lo que se le ocurra. Vamos, la IMAGINACIÓN de toda la vida.

Solo así aprenderá a pensar por si mismo. Sin directrices inamovibles marcadas por sus padres en sus inacabables jornadas preestablecidas segundo a segundo y llenas de monotonía.

Y a las pruebas me remito. Lo viví en carne propia. Siendo niña pasé muchas tardes solitarias y “aburridas” (la verdad es que no lo fueron) en el jardín de casa de mis padres (me llevo unos años con mis hermanos y nuestros juegos no coincidieron demasiado) En aquellos tiempos no había Pleiesteishons ni gaitas por el estilo (jijiji, ni siquiera había tele a color)

Muchas veces me acuerdo de ello. En esa época fue cuando descubrí “mi método de pensar”: mirar las nubes, verlas pasar, poner la mente a rodar y dejar pasar el tiempo ocupada en eso… ¿Pérdida de tiempo? NOOOOO… me enseñó a organizar ideas, a analizar cosas, en definitiva, A PENSAR por mi misma.

Tengo que reconocer que en esa época también me dedicaba a “cosechar” mariquitas de la huerta de al lado, las metía en las enormes cajas de cerillas que se usaban antes en las cocinas y organizaba carreras entre ellas. A eso aún no le he encontrado la utilidad con el paso de los años (jijiji)

Concluyo diciendo que como Queen de este Castillo voy a promulgar una nueva ley en el Reino:

“Desde el uno de enero del año entrante, dispondréis para vuestros hijos con cierta frecuencia El Día del Aburrimiento. Os mantendréis alejados de ellos pero observantes (veréis cómo os sorprenden) y proporcionareis a sus engranajes mentales herramientas y lubricación a lo largo del resto del año para que arranquen sin dificultad y alcancen velocidad.”

“Dadle a un niño un palo, una caja de cartón y unos rotuladores y veréis la que monta en un pispás”

(Salmo de los Filipenses 3.14-26) Jijiji…

Requiere de entrenamiento, sobre todo si lleva años con la Plei adosada a la mano, pero probad…

FUNCIONARÁ…

P.D. Dado que soy una Queen, y teniendo en cuenta que solo una vez al año, y por tradición, permito a unos Reyes Usurpadores acaparar vuestra atención, os recuerdo que:

¡Esos #FalsosReyes Magos (que pretensiones los tíos, magos encima) están para algo!

¡Hale, a comprar!

¡Es una orden! JAJAJA

(Ah! Y JapiberdeyNewYear o lo que sea…)

7 comentarios leave one →
  1. diciembre 30, 2011 7:32 pm

    Cómo me gustan tus entradas jjj. Pero tienes toda la razón. Yo carezco de descendencia (y no sabes lo que me alegro) pero tengo un montón y medio de sobrinos idiotizados con las pleisteison y la tele todo el día…pero es verdad que cuando les quitas los estímulos extras y los dejas a su aire se montan unas pelis que para qué…Imaginación al poder. Yo, que vivo en los mundos de Yupi la mitad del día no entiendo tanta fijación con hacer que todos jueguen a lo mismo, con llenarles el día de actividades y no dejarles a su aire ni un momento..debe ser porque ese momento es el que normalmente aprovechan para fastidiar a sus progenitores jjj

  2. Agustín C Piqueres permalink
    diciembre 30, 2011 7:56 pm

    Estimadísima Hada de los venerados bosques: Sublimeee!!!!! Una vez más. Aire puro, mágico, son tus palabras… Aunque siendo Hada…es mas fácil!:))))))Besos!!!!

  3. mariana permalink
    diciembre 30, 2011 9:40 pm

    Totalmente de acuerdo contigo, aqui te dejo un video de una psicologa chilena que habla un poco sobre esto.

    saludos.
    m.

  4. diciembre 30, 2011 10:51 pm

    ¡Pero si vas a sentar cátedra a cuenta del post! jijiji……
    Dí que si, que lo mejor es que los niños jueguen a ver cómo se ablandan los garbanzos si los dejas a remojo al sol….o cómo se desintegran las hormigas cuando las persigues con una lupa…que por muy macabro que resulte lo último no deja de tener su “utilidad” en ciertos momentos, jijii……el mío se pasaba las horas con unas gafas de “visión nocturna” como decía el, que solo tenían una luz en el medio ¡pero hay que ver el juego que le daban!.
    Mas vale que hagan una cosa y bien, y como “la teacher”, que se dejen los padres de querer examinar a sus hijos del First con 11 años ¡QUE ESTÁ PROHIBIDO!….hala, yo también ya lo he dicho, que hay cada tarao que no veas, no se les puede meter en la cabeza que un niño de 11 años NO TIENE NIVEL INTELECTUAL para hacer ese exámen……dichoso titulo que no sirve para nada, luego quieres que tu hija vaya a estudiar fuera, y se tiene que volver a examinar en el consulado Británico de otro título que se llama IELTS…..y lo que has gastado entre el first, el advance y el proficiency se te va de un plumazo a tomar por culo…….Pero es que “farda” mucho entre padres de niños de parque con chupete decir que su hijo ya dice “good morning”….
    BESOS GUAPA, TUS POST SON SUPER ESTIMULANTES, hacen crecer nuestras lenguas viperinas…jijiji

  5. Lorentzero (elasiduo) permalink
    diciembre 31, 2011 8:57 am

    Ay, como me gustáis tu lengua viperina y tu!!!

  6. Virginia/Vikika permalink
    diciembre 31, 2011 1:35 pm

    Ay gure Queen………que razón tienes!!!
    Yo, haciendote caso, voy a probar con mi hijo lo del Día del Aburrimiento pero me temo que tendré que enfocarlo bien porque el mio es de los que están bastante adheridos a las jodias consolas…………..muy a mi pesar, pero es lo que tengo.
    Igual me tienes que dar alguna idea, no se!
    à bientôt !

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: