Skip to content

Caen mariposas del cielo…

abril 23, 2012

Cuando era pequeña yo no quería ser princesa (es más, las despreciaba por simples y por cursis).

Tampoco quería ser profesora, ni médico, ni nada útil.

Yo quería ser escritora.

El único príncipe disponible se decantó por otra Leticia (la de la zeta), y menos mal.

Con esa cara de estirado no me pega que hubiéramos sido #Japis.

Lo de profesora es el anti-yo. Odio que me atosiguen y no se si hubiera tenido paciencia.

Y lo de médico peor aún. Soy de las que se caen redondas si ven una gota de sangre que se desliza. Con zumbido de oídos y golpetazo contra el suelo. El pack completo.

Ser algo útil quedó descartado cuando mi personalidad se desarrolló del todo.

Y lamentablemente, lo de escritora ha quedado en juntaletras…

Pero yo soñaba con ver mi nombre impreso en una brillante portada (de tapa dura, of course).

Otro sueño roto más para cargar en mi mochila de desastres vitales.

Y aunque soy de campo y caminata, confesaré que tengo la mochila petada, y que a veces casi no puedo con ella.

Hoy es San Jorge, el Día del Libro.

No suelo celebrar estas cosas prefabricadas. Para mi es el Día del Libro cada vez que abro uno y quito el marcapáginas para sumergirme en él. Incluso, en esta casa de locos les damos otros usos… 😉

Y para mi también, era el Día de San Jorge cuando hubo un Jorge al que felicitar y regalar una flor. Mi padre. A él también lo llevo en la mochila. Sentado arriba del todo. Por cierto.

Ahora, mi San Jorge me contempla desde una nube. Hoy lo imagino montado en un corcel y mirando hacia abajo, buscando sus flores regaladas. Rectifico, montado en Su Vespa y mirando hacia abajo en busca de flores. Quizás ha encontrado la manera de bajar…

De manera que entre que me he convertido en una juntaletras y que mi San Jorge cabalga muy alto y no lo veo bien, el único homenaje que puedo hacer a los libros es este…

Colgantes 15€

Pendientes 15€

No estoy capacitada para más. Y me hubiera gustado…

De niña fui la fan #NanberGuan de Julio Verne y Enid Blyton. Las aventuras de Los Cinco no las vivían cinco, las vivíamos seis. Conseguían meterme en la historia hasta hacerme sudar sin moverme del sitio, de puro nervio que me entraba, castillo arriba y abajo, con ellos, libro en mano.

Viajar al centro de la tierra fue otra de mis ilusiones fallidas. No hubo agujero en el suelo que yo no otease, no fuera que tuviera salida en las antípodas y yo sin enterarme…

Cuando conocí a Lewis Carroll y a Alicia, encontré a mi heroína perfecta, la malvada Queen of Hearts (mi otro yo…), y seguí obsesionada con los agujeros por donde colarse a otro mundo. No hay villana que yo no adore.

Es lo que hubiera querido ser. La combinación perfecta, una escritora-villana (no, mejor aún, una villana-escritora). El caso es que me quedé en lengua viperina de tercera división. Ná más.

En la adolescencia me enganchó Stephen King. Me los leí todos. Con nocturnidad y alevosía. Sufriendo como una perra bajo el edredón. Estrenaba mi vida en otra ciudad, y por primera vez en la historia, vivía sola en una casa. Se ve que era masoca. Pero es que era rebelde e intrépida, la verdad…

Estoy segura de que si tuviera que leer hoy en día algún libro del susodicho, acabaría ingresada en un frenopático. Ya no estoy para espantos. Bastante tengo con los míos propios.

Ya de adulta, he cambiado de estilo. Soy más de Antonio Muñoz Molina, Paulo Coelho, Delibes o García Márquez. Y de las historias medievales, y de las biografías, y de Saramago, y de Milan Kundera. Cosas de la edad.

El asqueroso de Barri, un amigo nuestro, es un borde #TipoYo (me rodeo de ellos…), y cada vez que me ve en alguna feria aprovechando ratos muertos, boli y cuaderno en mano, me suele decir: ¿Qué pasa, Borges?

Ese también me gusta (Borges digo, aunque Barri, a pesar de todo, también)

Lo que no ha cambiado nada con el paso de los lustros es el placer que siempre me ha producido estrenar un libro. Si es de tapa dura, mejor (soy muy de fijaciones, si me da por algo no paro, eso tampoco ha cambiado en lustros)

Me gusta su olor, y suspiro de placer en las librerías y las papelerías.

Si el papel es bueno (por eso me gustan las tapas duras, presagian un buen papel) disfruto pasando sus hojas.

Por supuesto, nunca doblo la esquina para marcar el punto donde dejo de leer. Eso es de herejes (y de borricos insensibles)

Si encima la historia es buena, para mi es mejor plan que un #túAtú con Mr.Pitt (supongo que lo digo porque es un imposible, sino creo que me quedaría con el #TíoBueno en vez de con la #HistoriaBuena. Ya os he contado que soy viciosa por naturaleza)

Como tengo claro que nunca una tapa dura llevará mi nombre, debo conformarme con plasmar mis cosas en esta pantalla, que tampoco lleva mi nombre (eso no es del todo cierto, me llaman Maripatata y Patatita, algunas locas…)

Se que hay gente que me lee (evitaré llamaros insólitos personajes, jijiji). Y os lo agradezco infinito (+1). Es un poco como ser escritora. Pero se que no es verdad.

Así que he decidido dejarme de escritos, olvidarme de ganar el Pulitzer (;)) y ponerme a encuadernar mini libros para hacer abalorios. He conseguido no caer en la tentación de plantarles mi nombre en la portada. JAJAJA, soy anormal, pero no tanto…

Este es el #Meikinof y sus mensajes de portada…

 

No he tenido opción a desarrollar las historias de su interior (si en otra vida me reencarno en liliputiense, prometo volver del más allá y hacerlo), así que todo lo que imagino quedará para mi. Todos los personajes que aparecen en ellas serán exclusivamente míos. Solo ellos, mis cuadernos y yo.

De buena os habéis librado, “queridos lectores”… jajaja…

Me habré quedado sin nombre sobre una tapa dura, pero con el tiempo he conseguido desarrollar una buena cara dura. La que me permite arrimar como si nada la oreja a una conversación “inspiradora de historias” (eso pasa mucho en las ferias, eres un mono invisible tras la mesa y hablan como si no estuvieras). La que me permite contaros, sin bochorno ninguno, cosas muy mías en esta página. La que me permite sentirme un poco escritora cuando hablo aquí. Jajaja, eso no es cara dura. Eso es jeta de granito ¡Tendré morro! ¿Escritora yo? Jajaja…

Se que ESCRIBIR es otra cosa.

(por ejemplo, saber estructurar una novela de cuatrocientas páginas, haciéndola ágil y potente de principio a fin, por si alguno cae en la tentación de decirme lo contrario…)

Así y todo… mi homenaje a los libros y a San Jorge. Y a mi cara dura. Actitud práctica y útil donde las haya. Creo que le saco más jugo que a un nombre en una tapa dura.

Tonterías… decir eso es el consuelo que me queda, lo se, que yo no soy simple como las princesas.

¡AY!

 

“Para ti. Mi San Jorge.

El que leyó mi interior antes de que fuera escrito.

Ya no te puedo mandar una flor, pero desde aquí lo intentaré…

Son nuestros lilos, papá…”

 

NO HAY OLVIDO

P.D. ¡Necesito una editora! ¡Carmen Balcells, come here!

Cumplo dos requisitos fundamentales para escribir:

1)  Estoy dispuesta a ser una personalidad torturada (de hecho creo que ya lo soy)

y 2)  Estoy dispuesta a darle al #Drinking hasta perder el sentido con el fin de alcanzar una creatividad sin límites.

 JAJAJA… ¿Broma? Nooooo….

Aguuuuur, almas cándidas… 😉

 

 

(esto último es un mensaje subliminal al que no me he podido resistir)

(y digo yo… ¿qué tipo de persona puede matar a un elefante por placer? …pues un monstruo sin sentimientos, supongo…)

…que manía la mía la de autocontestarme…

11 comentarios leave one →
  1. abril 23, 2012 9:46 am

    OH my sweet Queen of Potatoes…te leo y releo y parece que me miro en un espejo…es esto posible, pues sí, lo es!!! Me encantan los libros y leer y aunque casi caigo en la tentación del e-book sigo comprando e intercambiando libros en papel precisamente por su tacto, su olor y porque al acabar puedes abrazarlos, perderte un rato más en sus portadas y si son malos (que los hay) siempre puedes utilizarlos para calzar una mesa jjjj.
    Por cierto que desde mi particular atalaya lunera te mando una rosa en este señalado día y de paso te digo que me han encantado tus colgantes de libros!! Súper originales!! te tomo prestada una fotito…
    Siempre a los pies de mi reina favorita 😉

  2. abril 23, 2012 9:49 am

    De lo que he leído ya no me acuerdo de nada, me quedo con el recuerdo del De Jorge y con lo bonitos que te han quedado tus libros.

    • abril 23, 2012 10:22 am

      Era doblemente Jorge, Jorge de Jorge ¿que te parece? (los De Jorge siempre hemos sido excesivos) 😉

  3. abril 23, 2012 3:15 pm

    vaya currelo hermana! hoy tmb me he acordado mucho de papa y de la rosa y el libro que la tía gloriatxo le llevaba tal día como hoy hasta la tienda! los próximos libros que sean de cocina y les cuelgas cubiertos y sartenes y espumaderas y así! besos!

  4. abril 23, 2012 4:10 pm

    Me ha gustado mucho leticia !! Tanto el articulo ( ves ya eres escritora para las que te leemos 😉 como los nuevos collares !! un abrazo !!

  5. ma. eugenia barba permalink
    abril 24, 2012 12:47 am

    nostalgia….
    lindísimos los librititos.

  6. Nagore permalink
    abril 24, 2012 7:53 pm

    Muy chulo, todo, tu padre tiene q estar muy orgulloso! Yo ya me entiendo… Me encantan los pendientes, me pediré unos…

  7. megacampiona permalink
    mayo 13, 2012 10:04 am

    Toc, toc… ¿se puede? Soy nueva por aquí, pero mire, he decidido que me quedo, si a su villana majestad no le importa. Porque me gustan los libros (los de verdad, no esos que no huelen, ni tienen páginas que se puedan voltear), porque me han encantado sus abalorios, porque no será usted escritora, pero escribe mejor que muchos que dicen que lo son, porque cuenta cosas interesantes, y, a fin de cuentas, porque me da la gana.
    A sus pies.

  8. Ana permalink
    mayo 13, 2012 6:32 pm

    Tricia, no haces ninguna mencion a lo que te gusta estrenar el hola, yo cuando pillo uno puede que sea el mejor momento de la semana, sobre todo si está jugoso aún recuerdo una foto de tu personal museo de los horrores, la de la madre de Ana Obregon con un ridículo sombrerito y una gitarra vaya risa.
    Leí el artículo del hotel ese guachi donde estuvisteis y viendo las fotos observo que continuas usando la creme de aceite de oliva, ¿te gusta más que la de Argán?
    ksksksks

    • mayo 16, 2012 8:46 am

      Sabía que cuando inspeccionas fotos sacas la lupa igual que yo … jajaja
      Que peligro tenemos…
      Kisses darling…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: