Skip to content

Mis momentos embotellados…

junio 18, 2012

Al contrario que la mayoría de las personas, con el paso de los años y las mudanzas por mi vida, he desarrollado la capacidad de otorgar a las COSAS MATERIALES su justo lugar de importancia en alguna de mis interminables listas mentales: abajo del todo.

Cuando hablo de COSAS MATERIALES me refiero a las mías. Mis muebles, mis objetos, mi ropa, mi lo que sea…

Solo son COSAS, y como tales las trato.

Mientras las necesito (amplio término que abarca incluso “la utilidad por puro placer visual”) las tolero. Si dejan de cumplir su función… #AlaPutaCalle

Mis “desalojos” suelen ser salvajes. Cuando me pongo, me pongo. Con la CABEZA FRÍA (importante detalle, sino puede pasar que metida en la vorágine, perpetres “desalojos” de los que más tarde te arrepientas) y SIN PIEDAD; la mayoría de las cosas tienen tan solo el valor que tú les des.

LO QUE SOBRA acumula polvo, y los (malditos) ácaros acaban convirtiendo tu casa en el camping de Salou durante el puente de agosto, pero todo el año. Una pesadilla llena de tipos horribles medio desnudos. Están, aunque no los veas. Acechando y jodiendo las vías respiratorias, que tengo un master en el tema con el Heredero Alérgico que ha caído en mi reino.

Te transformas en El Pocero de Seseña del mundo de los ácaros, y les construyes un ecosistema propio en el amplio abanico de posibilidades que constituyen tus Mil Mierdas Desperdigadas y/o Apelotonadas. En verano los oigo reír y gritar cuando se deslizan por las bombillas para lanzarse al fregadero lleno de agua. Y en invierno recogen bolas de pelusa para abrigarse y montan trincheras debajo de las camas. Lo se, que los he visto 😉

LO QUE SOBRA molesta, agobia y convierte la casa, los armarios, la vida y la cabeza en un polvoriento cofre del tesoro atiborrado de “joyas” que nunca te vas a poner-usar-disfrutar-necesitar.

Aprecio demasiado la libertad de movimientos como para andar cargando con lastres, la verdad…

 

Nada de “lo guardo por si adelgazo” (frase tan mítica y errónea como esta otra: “me lo compro aunque me quede pequeño, que estoy a plan”)

¡MAL!

Sabes que ese pantalón de cuando Sting tocaba con Police no te va a entrar nunca más. A no ser que alguna enfermedad tropical te deje en los huesos. Y en el fondo no queremos que pase eso. Aunque a veces lo deseemos.

Así que… #AlaPutaCalle con él…

 

¿Qué montamos andamio y pintamos…?

(si, andamio, no exagero, que aquí el techo está muy alto)

… pues se aprovecha y se cambia todo de sitio antes de practicar los “desalojos” pertinentes. RENOVARSE O MORIR.

¿Qué sobran algunos muebles y una caja llena de objetos? No problem. Se venden y listo (aclaro que eso lo tenemos fácil, nos dedicamos a ello)

Sin ¡Ay, que pena! ni chorradas por el estilo. Otros ocuparán su sitio, que la vida es muy larga (o eso espero)

Aclaro también que #AlaPutaCalle no significa #AlaBasura. NO, aquí no se tira nada que aún no esté kaput. Se regala. Alrededor siempre se tiene gente a la que le puede venir bien. Otras veces eres tú el que acepta algo que te ofrece alguien, o te llevas a casa un espejo cojonudo que alguien ha tirado a un contenedor y que una vez restaurado va a quedar #queLoflipas.

Tenemos una cómoda que en realidad es un antiguo mostrador de mercería lleno de cajones desgastados por el uso. Me lo encontré en un contenedor de obra de un barrio finolis #EnMiOtraVidaChic. Desmontaban un comercio de toda la vida para montar una mierda de tienda, clónica de otras mil que la cadena en cuestión tiene #AroundTheWorld 😉

Casi me desmayo, y no porque estuviera embarazada de más de ocho meses. No, el hallazgo me dejó K.O. La gente flipaba viendo a aquella anormal con aquel barrigón sacando cajones y atrincherándose encima mientras llamaba por teléfono para que la vinieran a socorrer.

Sigo sin explicármelo… ¿quién pudo tirar aquello…? ¿Y  si no llega a tiempo #LaIncreibleMoleHumana para rescatarlo? ¿Se pasa el pobre cien años al pie del cañón para acabar en la basura? Alelaos… Eso, eso, iros al Ikea, que yo me ocupo de vuestros “desechos”… 😉

Hay dos actividades que me gusta practicar que lo explica todo: el reciclado de COSAS aparentemente inservibles en otras que no lo son tanto…

…y aprovechar un trueque en cuanto puedo…

 

Y así con todo en general, a lo raro… pero eliminas EL CAOS, entran “novedades” en casa y arrancas de nuevo con el motor a punto y el depósito lleno.

No se… son cosas mías…

A lo que voy con toda esta cháchara:

HAY QUE DESPRENDERSE DE TODO LO INNECESARIO. Para ello hay que ejercitarse, sobre todo en saber diferenciar claramente dos formas verbales: Quiero y Necesito. Una vez conseguido, el resto está “chupao”.

Solo hay un puñado de COSAS (entre las que incluyo una brocha de afeitar claramente innecesaria 😉 que perdió a su dueño y me adoptó, mis libros y papelajos, algunos dibujos y varias rarezas y tesoros más) que sobreviven a los “desalojos” año tras año. Son COSAS de primera división. Todas las demás son susceptibles de nominación y expulsión.

Me diréis que soy una descastada sin corazón. Nada de eso (bueno, un poco si…), es que soy práctica y tengo mi punto Zen (obsérvese que he dicho ZEN, no G, que de intimidades no hablo… jajaja)

Es más sencillo llevar con uno mismo los recuerdos de toda una vida (sobre todo si es larga). Abulta menos y facilita las mudanzas. Te limitas a caminar y a respirar y te ahorras una pasta en operarios y furgonetas.

Suelo embotellar momentos y los almaceno en la bodega llena de botellitas apiladas que ocupa la parte derecha de mi cerebro. La que rige la coordinación mental. Esa es la explicación de “mis desórdenes de conducta” 😉

En ocasiones he conseguido embotellar olores. Es más difícil, pero es posible. Doy fe (aunque no sea notaria, jijiji)

Todo ese arsenal de botellas acumuladas tiene como función LA SELECCIÓN DE UNA en concreto y SU APERTURA en el momento preciso.

La eliges, la destapas, hueles su aroma y te proporciona alimento para seguir caminando, aunque te duela un pie, o los dos a la vez…

Otras veces destapas alguna en plan Kamikaze Didáctico a la par que Recordatorio Masoca. Fundamentalmente uso esas cuando me digo a mi misma: ¡Espabila, que no es “patanto”!

Te atufa su hedor, pero te recuerda que aquello que no te mató te endureció. Y entonces te dejan de doler los pies.

Estas últimas son prácticas. Nada más. Ni #Jajajas ni #SonrisasAtontadas. Pero conviene guardarlas, como todo lo práctico.

Pensando en mis momentos embotellados (y rodeada de una fijación un tanto obsesiva por los tarros y botellas de cristal)…

… he hecho algunos colgantes…

… rellenos de momentos y de otras cosas…

… de comida por ejemplo…

… de Secretos y Tesoros…

… de golpes de suerte, los únicos golpes que me gustan…

… o de recoger frutos tras haber sembrado a tiempo…

… de amor y desamor (típico… en plena cena de navidad…jjjjjjj)

… de olor a mar…

… de reflexiones…

… o de brillantes ideas…

 

Están hechos de uno en uno, todos son distintos y aprovecho “lo que tengo a mano” para hacer los dioramas, de manera que los próximos que haga serán diferentes a estos, y así hasta la eternidad 😉

¡Aprovechad! Que en cuanto caigan en una Feria de las mías… ¡volarán!

Veinte euros tendrán la culpa…

 

Hale, os dejo, que he tenido una brillante idea organizativa en “los altos” para la cual necesitaré un lanzallamas con el que abrirme paso. A ver si hay uno en el garaje…

AGUR, #SeguidoresDeDiógenes

¡Y cuidado… que se os está contagiando el Síndrome!

JAJAJA…

 

7 comentarios leave one →
  1. junio 18, 2012 6:01 pm

    Cómo me gusta abrir el correo y encontrarte…
    Alucino con la gente que lo guarda todo…yo lo tiro todo..y luego me arrepiento, tanto que a veces decido mandarlo al purgatorio (casa de mi madre) hasta pensármelo bien jjj
    Ahora voy con otras miras y cuando voy a lanzar algo #Alaputacalle pienso en qué puedo utilizarlo y suele quedarse. También te diré que la colonia de ácaros de mi casa tiene ayuntamiento y todo…y votan los condenaos…
    Yo no tengo heredero pero el rey de la casa tiene todas las alergias habidas y por haber y yo para paliarlo tengo dos perrazos que le hacen la vida imposible con sus pelos y el polvo que acarrean pero no soy capaz de abandonarlos, así que cuando se vayan al paraíso perril mi chico empezará a respirar como Dios manda, hasta entonces lo hace malamente…pero todo sea por tenerme contenta…
    Me encantan los colgantes que te has montao en un pispás…pero me pregunto qué tamaño tienen?? o el mueble y las sillas son miniaturas?? Si es así me has engañado jjjj porque he pensado: qué cacho botes ha hecho la queen ahora!!
    Por cierto y para acabar yo que he trabajado toda mi vida en el barrio de Salamanca (pijolandia por excelencia) he visto a la gente pegarse por los muebles de un contenedor..así que me creo cualquier cosa 😉

    • junio 19, 2012 8:19 am

      Los muebles son miniaturas. La alacena es una pasada, todo se abre y tiene cosas en su interior, cajones incluidos. Y tiene una explicación. Dentro de un cajón tenía un pergamino pequeñito escrito en francés que lo contaba todo. Estaba hecha por un preso francés llamado Jean….. en 1946 y detallaba un poco su vida. Supongo que no tenía otra cosa que hacer y de ahí tanto detalle. La compramos junto con otras cosas en un mercadillo francés hace años y calculo que no me costaría más de cinco euros. ¡A eso me refiero cuando hablo de HALLAZGOS, y no me refiero al precio solo!. ¿A que Ikea no da tanto? ¡JÁ!
      Ah! y los tarros miden 5CM.
      Kisses, #MoonQueen

  2. Maribel permalink
    junio 18, 2012 9:14 pm

    No me puede gustar más tu última idea, todos y cada uno de esos botecitos tienen su encanto. Por cierto ya que tienes la habilidad de embotellar olores quiero uno con el olor de la infancia de M. que poco a poco se está esfumando,y que tanta pena me da.(Ya…ya sé que a ti también te pasa). Pues hala!! Ahí te dejo ese reto, cómo lo ves?

  3. junio 19, 2012 7:35 am

    Comprobado, estás fatal y eso debe de ser lo que me gusta. Estamos muy de acuerdo en algo, Diógenes conmigo también estaría en el paro, soy un desprendido. Tengo que echar un ojo a esos tarros, pero nada de olores, yo los quiero con comida.
    TeQueremos, despedida a lo MariaLuisa.

    • junio 19, 2012 8:24 am

      Siempre me he preguntado a quién más incluye en ese plural ¿A sus moldes coordinados en tonalidad y ella misma? ¿A las ranitas de su cocina y ella? ¿A sus azaleas ordenadas por la cantidad de polen que producen? ¿Quienes son los del TeQueremos? ¿Entes? ¡Necesito saber! 😉

  4. junio 20, 2012 6:04 pm

    Porque queremos a todo el mundo….¡vaya 3!, uno en una playa donde no hay chiringo para tomarse un vermout….otra rellenando frasquitos y yo….mirando a mis armarios a ver qué coño “regalo”…esto no que me da pena, mis ranas ¡ni hablar!, mis flores ni tocarlas….(nunca un amarillo ni un naranja please)….y yo sigo mirando a mis armarios….está claro que con Loren Diógenes se habrá ido al paro…¡QUÉ VA LOREN!, Diógenes vive en mi casa quillo….desde hace mucho mucho…..
    TRONADOS……OS QUEREMOS!!!!!!!!

  5. julio 5, 2012 10:41 pm

    Me gusta tanto leerte, es divertido, ameno, te hace penar, reirte, a veces entristecerte, pero como alguna vez hemos comentado, hija para libros tambien te daria eh!! al menos uno 😉 Un abrazo enorme!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: