Skip to content

El crisol

diciembre 2, 2012

A veces me siento dios. Sin delirios de por medio. Es lo que tienen los pueblos, que lo que para algunos serían delirios, para nosotros es realidad. Me pasa muy a menudo (lo de habitar delirios, no lo de creerme dios).

El grado máximo de posesión divina se alcanza los días en los que hay partido (de fútbol, of course, el otro dios).

¿Y dónde me sucede esto? … ¿Acaso en Lourdes? … ¿Será en La Meca? … ¿En el Bernabéu? (dios no lo permita, ¡ay! si dios soy yo) … ¿En lo alto del Everest?

NO. Mucho más a mano.

En EL bar.

Digo EL bar, no UN bar. EL significa “unidad uno 1”. Y punto.

ALLÍ CONTEMPLO A LOS SERES DE LA CREACIÓN.

 El jardín de las delicias. El Bosco.

(si milagrosamente alguien estuviera interesado en ver este cuadro de El Bosco con todos sus detalles, que haga click aquí)

Llegas y te lo encuentras petado, cuando lo normal sería encontrar a un par de personajes aburridos que suelen estar en la barra. Si miras al fondo, en La Zona Tenebrosa, algunos más juegan al cinquillo. Esos no se aburren, con esas voces es imposible. La Zona Tenebrosa es oscura, pero desde que no se puede fumar ya no parece un terreno pantanoso expulsando vapores de azufre.

Por un momento maldices tu suerte, pero tienes que hacer tiempo, y fuera hace un frío que pela. Así que te acoplas, te pides algo y analizas la Rural Performance que se desarrolla ante tus ojos. El fútbol me aburre. Lo mismo me pasa con todos los demás dioses.

El momento es extraño, porque precisamente es cuando empiezas a notar que te transformas en dios, y lejos de aburrirte, resulta la mar de divertido.

Tienes un planeta entero delante de ti. Una sociedad a escala mini en la que no falta casi nadie. Y los ves interactuar.

Con el primer barrido de mirada ya has sacado conclusiones. Están todos. Día grande.

Empecemos a pasar lista, habitantes del planeta …

Tríptico cerrado (El jardín de las delicias, El Bosco)

En el mejor sitio está EL PODER, léase SU MAJESTAD, entiéndase EL ALCALDE (presuntamente ;)) Sentado, of course. En LA silla con brazos (no UNA silla con brazos)

A su alrededor deambulan LOS PALMEROS DE SU MAJESTAD. No creo que deba explicar mucho. Son iguales en todas partes.

Ves a LA SUSI. Le gusta que le hagan caso, se exhibe todo lo que puede, y hoy es un buen día para ello. Se ha preparado a conciencia. No le falta detalle, con sus tacones y los accesorios de la Nancy Sirena, que incluyen un plumas dorado. Como he dicho, hace un frío que pela.

Los palmeros también la vitorean. Y de paso, si pueden, la torean. Con sus tacones, renqueante, dehesa adelante. Ancha es Castilla.

Cerca, vigilando la jugada, está LA REME. No toma notas porque para ello hubiera necesitado una mesa en la que apoyarse. Le ha costado llegar, dicen que se había quedado pegada a la ventana del zaguán, que la encontraron en posición de alerta y con la puerta abierta, por si pasaba una mosca calle abajo. También dicen, aunque eso no se si creérmelo, que ha desarrollado una garra prensil que la ancla al poyete de la puerta en verano.

Te agazapas, prefieres que no te vea. Si yo soy dios, ella podría ser Satán. Y sabido es que no congenian bien.

En La Zona Tenebrosa hoy no hay cinquillos, hoy se han rebelado y hay cigarrillos.

LA BINGOS se ríe, guiña el ojo a un palmero, LA SUSI lo ve, se arregla el escote y aprovechando la distracción… cling cling cling!, echa unas monedas en la ranura y le quita la máquina. El bote debe estar al caer. LA BINGOS protesta, se enciende un cigarro y maldice bien alto.

A su lado está EL RARO. Y eso es raro. Que tenga alguien a su lado, digo. Suele estar solo. Con sus juguetitos, que incluyen un arado y algunas ovejas. Yo una vez le hablé, pero no sé qué me contestó. Tiene un discurso un poco enrevesado. A golpes de monosílabos encadenados.

Entre el humo también se ha camuflado EL BRASAS. Acecha la elección de presa. Basta que le digas “¡Hola!¡Menudo sol!” para que te conteste “Tal día como hoy capturé un tejón morrocho de nueve kilos. Mira, llevo las fotos en el móvil”. Caza incautos y bichos.

Apartas la mirada, no sea que sin pretenderlo establezcas contacto visual con él. Estarías perdida en ese caso.

Cerca del baño está EL LINEAS. Sin relación de parentesco alguno con LA BINGOS, aunque pueda parecer lo contrario. Tiene más relación con el baño que con nadie. Con las superficies planas del baño, más concretamente. El eterno Peter Pan que volando volando un día de estos se va a estampar contra un olivo. No hay verbena que no cuente con su ramillete de Peterpanes voladores.

EL LINEAS, siempre que hay convocatoria, oposita para ejercer de palmero. Una vez más, observas perpleja sus maniobras de acercamiento. No se da por vencido, pero no tiene nada que hacer. EL PODER no quiere nada con él, como mucho acepta algún regalito para el oído. Así que EL LINEAS cambia de dirección y acude a LA SUSI, socorrida opción.

Cuando crees que ya lo has visto todo, de pronto se abre la puerta y entra una corriente de aire helado. Viendo quién aparece, lo de entrar acompañado del aire helado le da un toque Tim Burton muy apropiado.

Ha llegado UN cura. Miento, ha llegado EL cura, léase SU DEIDAD. Vestido de cura, para que no haya dudas, y el caso es que nadie las tiene.

Algunos palmeros desdoblan las palmas, y jaleándolo, convierten al solista en dúo. EL PODER&CÍA. Empieza la coreografía.

Milagrosamente (muy apropiado para el momento) ves aparecer una silla vacía para SU DEIDAD. Mientras avanza hacia ella, la gente se aparta a su paso, de la misma manera que lo hicieron las aguas cuando las cruzó Moisés.

Como tengo tendencia al delirio, por un momento lo veo levitar por el corredor abierto en su honor.

Ves la mirada que dirige a La Zona Tenebrosa. Tan fría como el aire que ha traído consigo. No le gustan los habitantes de las tinieblas, cosa que se me hace rara si tenemos en cuenta dónde vive su jefe.

LA SUSI y EL LINEAS ven el percal y se van. Dehesa adelante, supongo. Tampoco les van los dioses, ni siquiera los que corren en la tele.

SU DEIDAD esparce alguna estampa a su paso. LAS BEATAS suspiran. Momentazo. No había hablado de ellas aún. Normal. Se confunden con el paisanaje y no dan un ruido.

LA BINGOS retoma el cling cling cling!. SU DEIDAD toma asiento y toda la función se vuelve a representar.

Decides que ya has visto bastante. Despliegas tu capa de diosa, y chafada compruebas que el truco de Moisés no funciona contigo. Así que, con la capa pisada, te vuelves a casa. A la gruta. El Olimpo de esta Diosa.

 

Cualquiera puede sentirse dios durante un rato. Haced la prueba..

Un ejemplo: no hay más que plantarse en la red social o similar que tenga cada uno y observar lo que se cuece (nunca mejor dicho en mi caso, dado el insólito mundo #gastroTodo que, sin yo pretenderlo, me rodea en la red. Ingenua de mí, con un hermano televisivo y cocinero. No había caído ;)).

Solo hay que poner una @ delante y una Instagram (léase foto modernosa filtrada) detrás. Observad:

SU MAJESTAD sería @Su_Majestad, y podría ser cualquier “gurú” de las comunicaciones, de la política o vete tú a saber de dónde, cualquier cosa vale.

LOS PALMEROS DE SU MAJESTAD serían @PelotaQueBotaYvota y básicamente le reirían las gracias a @Su_Majestad y le retuitearían.

LA SUSI sería @La_SusiStyle&Life o @LaVitrocerámicaDeLa_Susi y entre sus accesorios traería las correspondientes toneladas de Instagrams con las que nos mostraría sus outfits (léase modelitos) o sus cupcakes (léase madalenas fluorescentes). Exhibición en busca de reconocimiento inmediato. Paciencia, @vanidosos_Impacientes. Mejor sin prisa pero sin pausa. Por la dehesa (léase Red) se transita mejor sin tacones ni artificios, con unas buenas botas de monte que te protegen del barro. Se llega más tranquilo, más limpio y sin aburrir tanto al personal. Los palmeros no son buenos para la salud (mental, sobre todo)

LA REME sería @El_Ente_Oculto, ese curioso personaje que nunca asoma, pero que el día que lo hace te demuestra que se lo ha leído todo todito todo desde 2009.

LA BINGOS sería @MeJuegoHasta_LasBragas. Esos que siempre consiguen 5000 puntos extras explotando burbujas, atropellando viejas, arando granjas virtuales (¿?) o qué sé yo. Todavía sé menos porqué me tengo que enterar de tan apasionante información cuando me enchufo.

EL RARO sería @ElJedi_VengadorPorqueSí, ese ser extraño y solitario cargado de gadgets que nos cuenta que el flujo de protones del iPhone9 conseguirá alinearse con los planetas post-mayas, siempre y cuando la que te llame sea tu madre.

EL BRASAS sería @ElEscaparateDe_MiVida. Sencillo de entender. Novecientas catorce Instagrams diarias lo demuestran (por cierto, los azulejos de tu baño son horrorosos). El caso es que si le cascas un #unfolou o le esquivas en un callejón (si es sin salida, siempre te queda el recurso de echar a volar, que para eso sirve ser diosa) posiblemente te llame a rendir cuentas. Y la verdad… paso de todo. No estoy para charlas. Bendita ignorancia.

EL LINEAS sería eso… @El_Lineas. No da para más. El superguay que inspira una mezcla de ternura y de pena. Aburrimiento también. Y odio aburrirme.

SU DEIDAD sería @ElOjoDe_Dios y nos abrumaría con multitud de estampitas virtuales. Esas terribles fotos de niños golpeados o con tumores. Se supone que si las vemos todos nosotros, los tumores remitirán con cada “me gusta” que pulsemos. ¿No atenta contra la dignidad de ese niño semejante exhibición gratuita de su puta desgracia? ¿Y después se pixelan los ojos de la bonita niña de un actor? Me mosquea un montón. Lavado de conciencia exprés lo llamo yo. Hipocresía.

Y por fin tenemos a LAS BEATAS, que serían @VirtudesÚnicasY_Verdaderas. Son las que retuitean compulsivamente a @ElOjoDe_Dios, leen a solas y con fervor @La_SusiStyle&Life y en el fondo envidian su cómodo plumífero dorado. Las fajas mentales les oprimen tanto…

Faltan muchos, aún hay más, pero parte de la gracia del asunto reside precisamente en eso. Cada uno puede construir su propio planeta habitado y analizarlo. No hay más que mirar alrededor. No importa la edad. El ejercicio se puede realizar incluso en el patio de un colegio.

Estamos todos ahí.

 La Parada de Los Monstruos

P.D. Que nadie se ofenda por lo que digo si se encuentra medianamente descrito. Hablo de estereotipos, no de personas (personas humanas que diría LA SUSI). Sé que derrocho ironía, pero la mayor parte de ella siempre la reservo para echármela encima. Me espabila. Tengo alias incluso para mí.

Yo sería @EsclavaDeMisPalabras. Toda una vida así. Pero estoy trabajando para conseguir ser @DueñaDeMisSilencios.

La fama de “dura” que me acompaña a uno y otro lado del ADSL no es más que un muro. Una enorme fachada. Algún día abriré las ventanas y saldrán las delicadas pompas de jabón. Ya veréis.

 

P.D. de última hora. Acabo de leer algo que en poco espacio dice más que yo con tanto rollo. Lo dice Lucía Etxebarría. No es que sea santa de mi devoción, que yo no adoro a nadie, faltaría plus, pero más claro imposible, aunque debería aplicárselo a sí misma. Dice así:

“ En las redes sociales se vive un ajetreo constante en busca de la atención de los demás, es oferta y demanda, es economía de la atención”.

CIERTO.

Agur, @Entes_Irreales

4 comentarios leave one →
  1. diciembre 2, 2012 6:39 pm

    Lo mejor del domingo!! y pensaba yo que estar repachingada toda la tarde era lo más de lo más…pero qué razón tienes, cada unx tenemos un pequeño universo alrededor donde se repiten una y otra vez los distintos roles de cada uno y da igual donde te encuentres siempre encuentras a cada actor representando su papel….debe ser que todxs tenemos muchas ganas de representar nuestra función y que nos agasajen y aplaudan hasta quedarse sin manos…
    Yo desde aquí arriba lo tengo cada día más claro 😉

  2. diciembre 2, 2012 10:29 pm

    “Yo te quiero visitar, y cuando vaya a ese bar ¡yo no me pienso agachar!”..jijiji.
    Como siempre sembrá…..ahora si que se van a enterar.
    Me ha gustado maidarlin

  3. Blanca permalink
    diciembre 3, 2012 1:51 pm

    Que acertada descripción de personajes. Me encanta el caza incautos y bichos.
    El crisol de mi pueblo lo forman un Camello, dos Mamuts, un Belcebú (de los cuernos que le puso su mujer), la Amperios (le hicieron unos electro-shoks ), un Perry Mason (es abogado, el pobre), el Cubata (no hace falta explicar el porqué) y sus hijos los Cubitos; la Urraca, la Turca (se llama Sofía), el Tuerto y la Coja. Esos son los que recuerdo, y el pueblo tiene 40 habitantes y no tiene alcalde ni cura ni bar, que si no…

  4. diciembre 3, 2012 9:39 pm

    Jajajaja, te faltan la Vieja-el-visillo y Ladyfaja!!!

    lo que no entiendo, es que Piiiiiiiiiiiiiiiiiii (censored) hace allí el cándido Humpty Dumpty

    Tu sigue escribiendo, que te leemos!!!!

    Teresa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: